Pena de muerte sigue viva

La Proposición 34 pretendía sustituir el mortal castigo por cadena perpetua, mas fue rechazada por el electorado de California

LOS ÁNGELES.— La pena de muerte se mantendrá vigente en California luego de que los electores votaron contra la Proposición 34, la cual pretendía eliminar la pena máxima y sustituirla por cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Aunque la pena capital no se aplica de manera frecuente en el estado, los votantes californianos optaron por dejarla activa como medida drástica para criminales, sin tomar en cuenta los altos costos económicos y sociales, más las injusticias.

Con el 94% de casillas contabilizadas, la Proposición 34 fue derrotada por 52.7% (con cuatro millones 681 mil 874 votos) contra el 47.3% (cuatro millones 201 mil 842 votos).

La reforma era apoyada por legisladores que la formularon hace cuatro décadas, los ex jefes de celadores de la prisión de San Quintín, donde se aplica la pena de muerte, la Conferencia de Obispos de California y diversas autoridades policíacas, entre otros.

Estimaciones indicaron que desde que se implementó la pena de muerte en California se han gastado más de $4,033 millones en aplicarla, casi todo en pago a abogados defensores que obtienen apelaciones automáticas cada vez que hay un nuevo paso en cada caso.

Hasta ahora se han ejecutado a 13 sentenciados, pero están pendientes más de 700, algunos de ellos durante décadas, y California es el estado que más ejecuciones erróneas ha cometido al aplicar la pena de muerte a inocentes.

En California, como en el resto del país, la mayoría de los casos de pena de muerte duran décadas para que se cumpla la sentencia en razón de habituales escarceos judiciales.

Por ello, los que pedían el fin de esta pena aseguraron que los prisioneros en espera de ejecución cuestan mucho más en gastos de corte y prisión que aquellos que purgan cadena perpetua.

En 1978 fue reinstalada la pena de muerte en California.