¿Por qué vestir uniforme es sexy?

La colegiala, la enfermera, el piloto de avión, el policía... Todos estos uniformes pueden tener un efecto positivo en la sexualidad de una pareja.
¿Por qué vestir uniforme es sexy?
Los uniformes son una fantasía sexual común.
Foto: AP

Trajes de policía, soldado, fontanero o bombero para él y azafata, enfermera, o también de policía para ella son uniformes que suelen considerarse eróticos y que pueblan el imaginario de gente de muy distintos lugares.

Además, en todos los carnavales elegir alguno de los uniformes más típicos suele ser habitual, y ya existen páginas web para ligar vestido con alguno de ellos. Pero ¿qué tiene de sexy esta ropa?

Algunos sexólogos que han estudiado el fenómeno creen que en el caso de los militares, el uniforme se asocia automáticamente en el cerebro con una sensación de fuerza y agresividad, al igual que sucede con los superhéroes, mientras que el traje de los marineros remite a un encuentro sexual casual. Pero, sea cual sea el vestido, todos transmiten una imagen de cierta confianza, ya que apelan a una tradición común entre quien lo lleva y quien lo ve, de manera que puede generar una sensación de responsabilidad y madurez.

Por otra parte, algunos uniformes pueden denotar cierta autoridad, en tanto pueden reconocer la posición de una persona en una jerarquía, lo que remite a la atracción por el poder.

Así lo revela un estudio de la Universidad de Toledo, que encuestó a mujeres que vieron los mismos hombres con diferentes ropas. Los que más gustaron fueron los que iban vestidos como doctores, en comparación con los profesores o camareros de un restaurante de comida rápida.

Sea como sea, los uniformes como fetiche o símbolo erótico constituyen un juego que muchas veces puede ayudar a motivar una relación sexual igual que otro juguete erótico.

En otros casos, tener una relación con alguien que lleva un uniforme que conocemos popularmente también puede ser una novedad en el historial sexual de alguien que, socialmente, ha vivido rodeado de este tipo de imágenes, por lo que no habría nada de biológico en ello y simplemente se trataría de algo social.