Ábner Mares le apunta a Nonito

Consolidado en las 122 libras, quiere un combate ante el estelar filipino
Ábner Mares le apunta a Nonito
Mares ahora le 'tira' directo a las grandes bolsas. [AGENCIA REFORMA]

La victoria contundente de Ábner Mares sobre Anselmo “Chemito” Moreno, el sábado en el Staples Center, no sólo ha sido la más importante de su carrera por el encumbrado nombre de su enemigo, sino que convierte en válida una aspiración del sólido supergallo jalisciense.

“Quiero a Nonito Donaire”, fue lo primero que dijo tras saludar en la sala de prensa después del combate.

Superado el examen de su primera defensa en las 122 libras y responder de esa manera a algunas dudas sobre si realmente podía destacar en una categoría de más rigor, Mares no se guardó nada en relación a la validez de su victoria y a lo legítimo de sus aspiraciones de cara al futuro inmediato.

“Nunca tuve dudas. En 122 libras me siento más fuerte y tengo más pegada. Mi victoria ha sido clara y ahora espero tener una pelea con Nonito Donaire”, insistió.

Con una estrategia de poner presión desde el mismo llamado de la campana, Mares dominó claramente a un “Chemito” Moreno que apenas pudo dejar alguna muestra de su refinada técnica y su gran defensa.

“Moreno es un gran campeón, pero el plan era ir a presionarlo, no dejarlo pensar y así asalto tras asalto se pasó corriendo y yo me voy feliz con mi victoria”.

¿Sentiste alguna vez los golpes de tu rival?

“Me llegó con varios golpes, pero la verdad no los sentí, incluso en algún momento lo invité a que me buscara más. Me sentía muy bien”, agregó.

De ratificar el dominio total del mexicano se encargó el mismo Anselmo Moreno, quien de manera gallarda aceptó su derrota.

“No tengo excusas. Acepto mi derrota. Mares me ganó bien. Algo no funcionó en mi plan, porq   ue yo no pude sacarme de encima la presión y el ataque permanente de él y es un gran campeón”, dijo el canalero que fungía como retador y por tanto sigue siendo campeón en los pesos gallo (118 libras).

Aceptó en buena ley que acaso le faltaban armas para pelear en las 122 libras, mientras Ábner Mares festejaba su consolidación en una categoría que suele ser punto de inflexión para saltar hacia los plumas y los pesos ligeros donde existen grandes rivales y grandes bolsas.

Peleadores de la categoría de Érik Morales, Marco Antonio Barrera y Manny Pacquiao han sido campeones en los supergallos y luego reconfirmados com o auténticas estrellas.

Hacia allá afina su mira Ábner Mares, quien apunta directamente a Donaire, el estelar filipino que presenta examen el 15 de diciembre en Las Vegas ante Jorge “Travieso” Arce.

Después de eso y de la eventual victoria de Donaire, podría concretarse un combate que muchos querrían ver.

En los entretelones de la noche angelina, en el Staples Center, se especulaba sin embargo con dos temas importantes.

El primero es que Donaire ya ha anunciado su paso a las 126 libras, por lo que habrá que saber qué motivación pueda tener el filipino para enfrentar a Mares si es que ya está teniendo problemas para mantenerse en 122 libras.

La otra inquietud es mucho más compleja que la anterior y es que Donaire hace parte de la cuerda de “Top Rank” y Ábner Mares es de Golden Boy Promotions y es sabido que las relaciones entre las dos principales empresas promotoras de boxeo de esta época no han sido buenas en el pasado reciente, lo que podría ser un obstáculo para concretar el proyecto.