Dejan una misión por otra

Veteranos ahora proveen servicios de salud en una clínica local
Dejan una misión por otra
El Dr. Jorge Rodriguez (izq.) y Danny Alvarado se conocieron juntos mientras servían en el ejercito de los EEUU en Honduras. Ahora ambos atienden pacientes en la clínica AltaMed de El Monte.
Foto: La Opinion J. Emilio Flores

El entonces paramédico Alfonso Vega y el Dr. Jorge Rodríguez se conocieron en Honduras en la década de los ochenta, mientras servían en el ejército de Estados Unidos. Su tarea era de asistencia humanitaria para la población civil que era afectada por las guerras civiles en Centroamérica.

Actualmente ambos continúan con su trabajo de asistencia humanitaria, pero utilizan sus habilidades con la población civil más necesitada de Los Ángeles. Ellos trabajan para la red de clínicas comunitarias de AltaMed.

Vega es el director de las 14 clínicas de AltaMed en el Condado de Los Ángeles, mientras que el Dr. Rodríguez atiende a las personas más pobres del área de El Monte, quienes acden a la clínica comunitario en busca de servicios médicos —y consuelo— en estos tiempos económicos difíciles.

“Yo creo que hemos cambiado una misión por otra. Antes la misión era proteger la soberanía de Honduras y ayudar a su población, les dábamos servicios preventivos y paliativos, muchos de ellos jamás habían visto un doctor en sus vidas”, recuerda Vega.

“En comparación, ahora llevamos servicios preventivos y tratamientos médicos a personas que seguramente no tendrían otro lugar a donde acudir. Nosotros no le cerramos la puerta a nadie, no importa si no tiene dinero para pagar o su estado migratorio”, agregó.

Vega proviene de una familia pobre del Condado de Orange que trabajaba en la recolección de naranjas. Él se veía obligado a ir al Departamento de Salud del Condado para recibir las vacunas para poder ir a la escuela. Ese es uno de los peores recuerdos de su infancia porque esas oficinas eran malolientes, estaba rodeado de enfermos mentales y tenía que esperar casi todo un día.

“Yo no quiero que los niños tengan esa experiencia. Nuestras instalaciones son nuevas, modernas y se atiende a las personas rápidamente”, dijo Vega, quien tiene el trabajo de administrar los servicios y las instalaciones de AltaMed.

Para el Dr. Rodríguez, su labor en las clínicas de AltaMed fue una transición apropiada al trabajo que hacía en el ejército. Aunque el ritmo es más lento que cuando estaba en el servicio militar, él asegura que de igual forma se enfrenta diariamente a situaciones que le rompen el corazón, como pacientes que no pueden pagar la renta o que no tienen suficiente dinero para comprar comida.

“Todos los días escucho historias de mis pacientes que son conmovedoras y tengo que escucharlos, me doy a la tarea de escucharlos porque quiero que me tengan confianza. La relación entre el doctor y el paciente es muy importante para poder cumplir con la misión de ayudarlos”, dijo Rodríguez.

El Dr. Rodríguez sirvió 20 años en el ejército junto a otros hombres que compartían su entusiasmo por ayudar a otras personas. Ahora él comparte ese mismo entusiasmo como el enfermero Danny Alvarado, quien fue paramédico de combate en la Infantería de Marina de Estados Unidos.

“Desde que vine a AltaMed y conocí al Dr. Rodríguez tuvimos una conexión inmediata. Trabajamos juntos. Yo le asisto a él. Juntos servimos a los pacientes”, indicó Alvarado.

Alvarado es un joven de 25 años que entró a la Infantería de Marina cuando tenía 17 años de edad. Como paramédico estuvo en Iraq en el 2006 y en el 2008.

“Yo sé que todas las personas responden diferente ante las adversidades que enfrentamos mientras servimos en el ejército. En mi caso, yo tengo metas y me enfoco en ayudar a los demás”, dijo Alvarado, quien estudia administración de negocios en California State Los Ángeles.

Vega considera que enfocarse en cumplir metas y tener proyectos es lo que ha hecho que la historia de estos tres veteranos sea de éxito.

“El Dr. Rodríguez y yo no nos cansamos de buscar proyectos, de hacer más cosas. Danny es un joven con ambiciones que ha regresado a la universidad y que está en línea para conseguir una promoción adentro de AltaMed. Nosotros queremos trabajar con personas así, que son incansables y que tienen metas”, acotó Vega.

Vega y el Dr. Rodríguez han hablado y buscan la posibilidad de llevar unidades médicas móviles a zonas rurales del sur de California siempre bajo la organización de esta red de clínicas comunitarias.

En Estados Unidos hay aproximadamente 22 millones de veteranos. Desde el 11 de septiembre del 2001, alrededor de 3 millones de miembros de personal militar han regresado de las zonas conflictivas en el medio oriente y se han convertido en veteranos, según datos de Departamento de Veteranos.