Patrullero fronterizo mató de 10 balazos a mujer en San Diego

Algunos de los disparos causaron más de una sola herida, por lo que el cuerpo de Monique Alvarado, de 32 años de edad y madre de cinco hijos, pres
Patrullero fronterizo mató de 10 balazos a mujer en San Diego
El abogado de la familia de la mujer acribillada, Eugene Iredale, reveló por su parte que el agente que disparó, Justin Tackett, había sido despedido de la oficina del alguacil del condado Imperial por violento e indisciplinado en 2003.
Foto: Archivo

San Diego – El médico forense del condado de San Diego, en California, determinó hoy que un patrullero fronterizo estadounidense mató de 10 disparos a una mujer en septiembre pasado.

Aunque el forense informó que la mujer tendría rastros de haber consumido metanfetaminas, determinó que algunos de los disparos causaron más de una sola herida, por lo que el cuerpo de Monique Alvarado, de 32 años de edad y madre de cinco hijos, presenta 14 heridas.

Según la patrulla fronteriza, el agente que disparó lo hizo en defensa propia porque Alvarado habría tratado de arrollarlo con su vehículo, pero por lo menos cinco testigos aseguran que, por el contrario, la mujer se alejaba despacio del agente al manejar en reversa.

El oficial, subido al cofre del motor de auto de Alvarado, disparó a través del parabrisas 10 veces con su arma reglamentaria, calibre 45.

El abogado de la familia de la mujer acribillada, Eugene Iredale, reveló por su parte que el agente que disparó, Justin Tackett, había sido despedido de la oficina del alguacil del condado Imperial por violento e indisciplinado en 2003.

En un memorándum sobre el despido, el alguacil escribió que a Tackett “no se le puede confiar un arma de fuego y una placa”.

Según los mismos documentos del alguacil, Tackett estrelló entre dos y cinco ocasiones patrullas luego de tener discusiones.

Varias televisoras entrevistaron en septiembre pasado a testigos presenciales de la muerte de Alvarado, encontrados en distintos lugares, y todos coincidieron en declarar que la mujer se alejaba del oficial Tackett cuando éste habría subido al cofre del auto y disparado.

Según un adolescente, luego de los disparos Tackett se quedó parado furioso respirando agitado mientra veía a Alvarado que recibió los disparos, hasta que otro oficial, también en ropas de civil, se acercó y le quitó el arma de la mano.