Familia de Jenni Rivera: “Todavía tenemos esperanzas”

Los hermanos y el padre de Jenni Rivera dijeron que aun esperan buenas noticias

Pedro Rivera, padre de Jenni Rivera.
Pedro Rivera, padre de Jenni Rivera.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

“El 95% son malas noticias, pero aun queda un 5% de que encuentren viva a Jenni. Dios puede hacer milagros con un 5%”, dijo Pedro Rivera Jr. en rueda de prensa el lunes, refiriéndose a que las autoridades aun no han encontrado el cuerpo de la cantante.

Desde la mañana, decenas de fans y reporteros esperaron frente a la casa de los padres de la cantante, en una zona residencial de Lakewood, a un lado del campo de golf, esperando noticias y comentarios de la familia y mostrando su apoyo.

Luego de largas horas de espera, alrededor de las 5:00 p.m. su padre Pedro y sus hermanos Juan, Pedro Jr. y Lupillo salieron de la casa para dirigirse a la prensa y a los fans.

“Seguimos con la esperanza de que mi hermana esté bien”, confesó Juan Rivera y pidió a los presentes que tuvieran paciencia. “Estamos pasando por un momento muy difícil, pero les agradecemos que estén pendientes de las noticias de mi hermana. Juan Rivera dijo que aun no habían recibido confirmación oficial sobre la muerte de la “Diva de la Banda” y que las autoridades no habían encontrado el cuerpo. “Queremos agradecer a Dios por todos los logros y éxitos de Jenni y que vengan muchos más”.

Lupillo pidió disculpas por la larga espera, “pero mi familia y yo no estamos pasando por un momento fácil”. Lupillo pidió a los presentes que por favor dejen descansar a su madre y a sus hermanas y prometió ofrecer más información en cuanto la tuviese. “Se los pido como amigo, de un ser humano a otro”. También agradeció el apoyo de la prensa y de los fans, “y todos los Twitts y mensajes de Facebook que nos mandaron”.

Frente a la casa, habían montado un pequeño altar con flores y velas y la copia de un artículo en inglés sobre el accidente. Familiares y amigos entraban y salían de la casa donde se encontraban los padres, hermanos e hijos. “Hemos estados reunidos con la familia todo el día, tratando de coordinar cuáles serán los próximos pasos a tomar”, dijo Juan Rivera.

Pedro Rivera Jr. mencionó a los otros pasajeros que estaban en el avión con su hermana. “Nuestro corazón también está con las familias de su abogado Mario Macías, su maquillador Jacob, su estilista Gigi, su publicista Arturo Rivera y con los pilotos”.

Los fans, en su mayoría mujeres, muchas con sus hijos y nietos, escuchaban ansiosos las palabras de los familiares. “Es un dolor demasiado grande”, expresó María Rivera, una de las muchas fans que se acercaron a la casa para compartir su tristeza y apoyar a la familia. “Jenni fue una gran mujer y un gran ejemplo y nos dejó la enseñanza de cómo ser madre y cómo ser mujer”, señaló. Rivera dijo que sentía el dolor de los padres y del hijo pequeño de la artista. “Jenni fue una mujer única, una verdadera diva”, indicó. “Ella siempre quiso que su familia estuviese unida y finalmente logró su sueño. Mire, estamos acá todos unidos, la familia, la prensa y sus fans”. Rivera dijo que muchos de sus conocidos no entendían por qué la muerte de una cantante la había puesto tan triste. “Pero para mí fue mucho más que una cantante, fue un ejemplo de mujer. Cada vez que estaba triste, escuchaba una canción de Jenni y me alegraba la vida”.

Laura Mendías llegó con un grupo de amigas. “Estos son los designios de Dios. Algún día, todos nos vamos a juntar con él”, expresó. Mendías dijo que lo que más le apenaba era la suerte del hijo menor de la cantante y contó que el niño había expresado su tristeza en Twitter diciendo que su Dios le había llevado a su papá y ahora a su mamá. “Como madre siento el dolor del niño. Ya lo estaban llevando al psicólogo por lo de su padrastro y ahora esto tan repentino. No hay nada más valioso que una madre”, comentó.

Mientras tanto, unos pocos fans y reporteros, visitaban la casa donde vivía Jenni, en un cul de sac de la exclusiva zona residencial de Encino. La casa de la Diva de la Banda está ubicada en una callecita privada en las colinas de Encino, y es una de las tantas residencias de la zona que se cotizan arriba de los tres millones de dólares. La mayoría de los residentes del área —un sector de la ciudad de Los Ángeles en el Valle de San Fernando— no están muy familiarizados con su música, explicó su vecino David Justin. “Pero todos respetábamos lo que hacía y sabíamos que era muy popular”.

Justin, quien vive al lado de la casa en Empanada y Encino Verde Drive, describió a la artista como una mujer muy callada y pacífica. “Supongo que en su hogar, era una persona diferente a lo que se veía en los medios”, opinó y contó que Johnny, el hijo de Rivera de 10 años, siempre salía a sacar su perrito chihuahua.

“Incluso cuando decidieron filmar su reality show en la casa, Jenni se preocupó que los vecinos estuviesen de acuerdo, y de no molestar a nadie”, comentó el vecino.

Justin dijo que ocasionalmente la artista hacía fiestas con música de mariachi, pero que el resto del tiempo era una vecina muy tranquila y amable que siempre saludaba a sus vecinos. Algunos fans pasaban de vez en cuando y tomaban fotos. “Muchas veces, sacaban fotos de mi casa, creyéndose que Jenni vivía aquí”, dijo.

“Probablemente ya no haya nadie en la casa, porque se llevaron todos los autos y ya nadie volvió”, señaló Justin.

El lunes por la mañana, solo un pequeño altar improvisado con un par de veladoras frente a la casa daba indicio de la tragedia acaecída a la artista, que supuestamente murió en un trágico accidente de avión el domingo en México.