Abogados ofrecen más evidencia en el caso Miramonte

Equipo de abogados detalla proceder de LAUSD en torno a las víctimas de abuso
Abogados ofrecen más evidencia en el caso Miramonte
'El distrito no está actuando de buena fe en beneficio de los intereses de las víctimas', dijo uno de los abogados.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Dos de las firmas de abogados que representan en conjunto a 75 víctimas en el caso de abuso sexual en la Escuela Miramonte anunciaron ayer que irán a corte este miércoles para solicitar al juez encargado de sus tres demandas que anule el proceso de resolución. Con ello buscan iniciar el juicio en contra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) antes del mes de marzo.

El abogado Luis Carrillo, quien representa a 23 víctimas menores y a 14 padres en dos diferentes demandas, aseguró que “el distrito no está actuando de buena fe en beneficio de los intereses de las víctimas. No tenemos otra opción que iniciar el juicio”, sostuvo.

“Las negociaciones no han avanzado y las ofertas de acuerdo que les han hecho a las víctimas son inaceptables”, dijo. Asimismo explicó que de sus 23 víctimas el distrito solo tuvo intención de llegar a un acuerdo con dos de ellas.

Por su parte el abogado Brian Claypool, quien está al frente de dos demandas, 19 víctimas y 19 padres, dijo que es momento de que el distrito, “deje de engañar al público diciendo que están buscando llegar a un acuerdo en beneficio de los menores cuando han demostrado todo lo contrario en las negociaciones”.

“La falsa imágen (del superintendente de LAUSD) John Deasy, de que está actuando en beneficio de los niños, se acabó. Las auditorías demuestran todo lo contrario y ni sus fallas ni las del distrito pueden ocultarse más”, enfatizó Claypool.

Ambos abogados resaltaron el hecho de que tanto en 1997 como en 2007 hubo dos auditorías en LAUSD en las que ya se habían identificado fallas en el manejo del personal por conducta inapropiada y que nunca actuaron. También señalaron que el superintendente Deasy podría ser investigado por haber fallado en reportar los casos, según lo establece la California Comission on Teaching Credentialing.

Tanto Claypool como Carrillo aseguran que ha habido por lo menos tres víctimas más luego de que el distrito aprobara la política de notificación a los padres en caso de un posible caso de abuso por parte de un maestro, pero que el distrito en estos casos ni ha notificado a los padres, ni a retirado al maestro del plantel escolar.

“¿Cómo pueden decir — el distrito— que están actuando en favor de los estudiantes? Es una gran mentira”, expresó visiblemente molesto el abogado Claypool.

Una de de las víctimas, representada por este abogado y de quien no puede revelarse su identidad, dijo a La Opinión sentirse “defraudada porque el distrito nunca nos han ayudado, ni cuando pasó el abuso con mi hija, ni ahora”, compartió la madre de una niña de 11 años, víctima del maestro Mark Berndt acusado de abuso de menores y actos lascivos en contra de por lo menos 23 de sus estudiantes de primaria.

La madre sostuvo que pide justicia por la negligencia del distrito. “Se le había notificado al director y hasta a la encargada del programa (extracurricular) y nunca hicieron nada. Ahora busco toda la ayuda posible para mi hija”, dijo la mujer, quien compartió que debido a lo sucedido su hija no pudo regresar a una escuela y ahora estudia en casa.

LAUSD en respuesta envió un comunicado de su consejero legal, David Holmquist, en el que este declaró: “Esperamos que Carrillo y Claypool continúen apegados con nosotros en el proceso, que creemos es en el mejor interés de los menores y su bienestar”.