Resoluciones para el 2013

Resoluciones  para el 2013
Las resoluciones financieras para el nuevo año pueden lograr que lleguemos al otro diciembre con más dinero en el bolsillo.
Foto: Suministrada

Ahora que el nuevo año comenzará dentro de pocos días es hora de elaborar las decisiones que darán un nuevo giro a varios aspectos de nuestra vida en el próximo 2013.

Unos resolverán bajar de peso, otros buscar una nueva relación, muchos se decidirán a cambiar de trabajo o estudiar una carrera, etc., etc. Pero, ¿cuántos tomarán resoluciones realistas para cambiar su vida financiera?

Esas resoluciones financieras para el nuevo año —si las cumplimos— pueden lograr que lleguemos al próximo diciembre con más dinero en el bolsillo y más seguros de un futuro financiero próspero.

He aquí algunas ideas para lograrlo:

Busca la forma de ganar dinero haciendo lo que te gusta; convierte una afición en negocio y pásala bien al tiempo que creas tu fortuna.

Echa todo el cambio que te den en una alcancía. Al final del año verás en cuánto se han convertido esos centavitos. Hazte el compromiso de poner todos los meses una cantidad fija en tu cuenta de ahorros (todos los meses por lo menos el 10% de tus ingresos).

Compra un libro sobre temas financieros y léelo en un mes (lo máximo). Trata de leer al menos seis libros de esos temas durante este año.

Busca un programa de computadoras que te ayude a organizar tus finanzas.

Cierra las cuentas bancarias que no uses mucho y por las que pagas demasiado. Consolídalas en una o dos que te cobren poco o nada.

Paga primero aquellas deudas por las que te estén cobrando intereses más altos o si no puedes consolídalas mediante una agencia confiable.

Invierte lo que te devuelva el IRS en un IRA o en un Roth IRA (pregúntale a tu contador cuál te conviene más).

Si tu trabajo te ofrece un 401(k), no pierdas tiempo y aprovecha la oportunidad. Si ya tienes uno, diversifícalo. También inscríbete en un plan de ahorro automático a través de tu trabajo.

Comienza a ahorrar para reunir el dinero necesario para pagar la entrada de una casa. Y si ya eres propietario, paga por lo menos un mes más de la hipoteca de tu casa al año.

No lo pienses más y comienza a invertir poco a poco en la Bolsa.

Controla tu uso de las tarjetas de crédito y compra solamente lo que puedas pagar.

Calcula tus ingresos y gasta siempre menos de la cantidad que ganas.

Crea un fondo de emergencia para gastos de última hora.

Pide un reporte gratis de tu puntaje de crédito a uno de los tres burós de crédito: para ello puedes conectarte a http://www.annualcreditreport.com.

Si quieres estudiar (o si quieres que tu hijo estudie) solicita ayuda financiera lo más pronto posible.

Empieza a sacar cuentas y a planear para tu retiro si acaso no lo has hecho ya.

Haz un testamento y obtén un seguro para que tu familia no se quede con deudas en caso de que tú faltes.

Los inversionistas inteligentes siempre buscan obtener las mayores ganancias, aunque por supuesto, corriendo el menor riesgo posible.

Esto no quiere decir que no exista riesgo al invertir en fondos mutuos sino que, basado en su desenvolvimiento por los últimos 10 años, estos fondos han demostrado tener cualidades excepcionales.