‘West of Memphis’ detalla pesadilla tras las rejas (video)

Damien Nichols habla de los 19 años que pasó en prisión, junto a otros dos acusados, por los asesinatos de tres niños, y del documental 'West of Memphis'

‘West of Memphis’ detalla pesadilla tras las rejas (video)
Damien Echols detalla sus años de cárcel en 'West of Memphis'.
Foto: Sony Classics

En 1993, en West Memphis, Arkansas, tres niños de ocho años fueron brutalmente mutilados y asesinados.

Tres jóvenes del lugar, Damien Echols, Jason Baldwin y Jessie Misskelley, fueron arrestados poco después y acusados de los crímenes.

Tras una sospechosa investigación policial y la intervención de un fiscal sediento de venganza, fueron juzgados y sentenciados, el primero a muerte, y los otros dos a cadena perpetua.

Pero la realización de una serie de documentales (Paradise Lost), el apoyo de celebridades (Johnny Depp, Marilyn Manson, Dave Navarro) y la inesperada intervención de Peter Jackson, director de The Lord of the Rings y The Hobbit, quien junto a su socia y esposa Fran Walsh (co-guionista de los filmes antes citados), dieron un giro al caso.

Estos dos últimos aportaron dinero para reiniciar el análisis de pruebas que revelaron aún más dudas acerca de la culpabilidad de los tres acusados.

El resultado de esta última investigación se resume en el documental West of Memphis, que se estrenó ayer en cines, y que concluye con la puesta en libertad de los West Memphis Three, que es como se llamaron a Echols, Baldwin y Misskelley durante su campaña de liberación que duró los 18 años que pasaron entre rejas.

Damien Echols —que fue el objetivo más fácil de los policías en 1993 debido a su aspecto gótico que condujo a la acusación de practicar satanismo— habló con ¡holaLA! sobre su pesadilla.

Y lo hizo junto a su esposa, Lorri Davis, a quien conoció en prisión hace 17 años después de que esta se pusiera en contacto con él por correo.

Hoy con 38 años a sus espaldas (casi la mitad de los cuales ha pasado en prisión), Echols aparece cansado debido a la promoción de West of Memphis, que empezó en septiembre en Toronto y le ha obligado a conceder centenares de entrevistas, repitiendo una y otra vez una experiencia que él mismo define como “terrorífica”.

“Uno de los temores que tuve fue no ver la luz real en el exterior nunca más”, reconoció sentado en una butaca de un hotel de Beverly Hills. “Muchas veces pensé que no saldría de la cárcel. Enfermaba solo de pensarlo”.

Superó sus dificultades a través de la meditación, la lectura y la escritura de su libro, Life After Death (Vida después de la muerte) que, aseguró, “en cierta forma no lo escribí solo pensando en mi [experiencia]. Sí fue muy revelador, pero también pensé en que quizás en algún momento iba a poder ayudar a alguien más que podría estar en una situación similar”.

Arkansas es, desde su punto de vista, un lugar “retrógrado, que vive en el pasado, donde el extremismo religioso y la falta de recursos y educación lo rige todo. De todos mis amigos, antes de ir a prisión, yo era el único que alcanzó el noveno grado”, afirmó Echols, quien ahora vive en Nueva York junto a su esposa.

Su nueva vida, lejos de la pesadilla, no le impide sufrir malos momentos.

“Durante los últimos diez años en prisión, estuve a solas, en una celda. Y mi siguiente opción fue estar en la calle, aquí fuera. Fue traumático. Es muy difícil enfrentarse a eso desde una perspectiva psicológica”, dijo.

Ahora “no me gusta hablar del caso. Cada día que pasa, cada día que voy mejorando, me dan menos ganas de recordarlo todo”, concluyó.