Brasil entra en escena en este 2013

Es el turno del país sudamericano de brillar en el deporte

Brasil entra en escena en este 2013
La presidenta de Brasil durante la inauguración del primer estadio, el de Fortaleza, que será puesto a prueba en la Copa Confederaciones.
Foto: EFE

MÉXICO, D.F. (AP).— Atención, Brasil: llegó la hora de deslumbrar al mundo.

Después de un 2012 en el que Londres entonó una nota perfecta con los Juegos Olímpicos, los reflectores apuntan a Brasil y la Copa Confederaciones de junio, el primero de los tres grandes eventos que el gigante sudamericano organizará en los próximos cuatro años.

Los monarcas de las seis confederaciones de la FIFA —además del campeón mundial España y el país anfitrión— se enfrentarán en seis ciudades del 15 al 30 de junio en el torneo que servirá como antesala para la gran cita de 2014: la Copa del Mundo en Brasil, que la había organizado ya en 1950.

Brasil también albergará los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

La FIFA aprobó recién en noviembre las últimas sedes para la Confederaciones, en medio de unos preparativos que se vieron afectados por diversos retrasos.

“Estamos seguros de que todo estará listo a tiempo”, comentó el líder de la FIFA, Joseph Blatter, al participar el 1 de diciembre en el sorteo de grupos del torneo.

“Sabemos que no hay nada perfecto. La perfección no existe, pero estoy seguro que estará listo a tiempo”, agregó el dirigente.

Aunque para los equipos participantes se trata de una especie de fogueo para el Mundial, la Confederaciones es vital para que el país anfitrión pruebe sus sistemas de transportación, aeropuertos, seguridad y capacidad hotelera de cara al 2014 y 2016.

Cualquier traspié organizativo encendería las alarmas un año antes de la Copa del Mundo, que no se realizaba en Sudamérica desde la de 1978 en Argentina.

“Los brasileños le estamos demostrando al mundo que somos buenos dentro y fuera de la cancha”, declaró en días recientes la presidenta brasileña Dilma Rousseff al inaugurar el estadio de Belo Horizonte.

Sin duda, Londres fijó la vara bastante alto en cuanto a la organización de una justa internacional se refiere.

Los trigésimos Juegos Olímpicos brillaron por actuaciones deportivas sobresalientes —Usain Bolt, Michael Phelps y la selección mexicana de futbol, por mencionar algunos— y por una organización impecable en la que la transportación y la seguridad funcionaron de maravillas.

Bolt volverá en este 2013 en el Mundial de Atletismo en Moscú, donde el jamaiquino tratará de repetir el “hat-trick” dorado que conquistó en 2009 en Berlín.

Esa prueba será otra oportunidad para que Yohan Blake destrone a Bolt después de llegar a Londres como gran candidato para sucederlo.

El beisbol también tendrá su competencia internacional más importante con la tercera edición del Clásico Mundial que se disputará en marzo en San Juan (Puerto Rico), Japón, Taiwán, Phoenix, Miami y San Francisco.

Japón, monarca de las dos primeras ediciones, buscará conservar la corona, pero no contará con algunas de sus figuras emblemáticas como el lanzador Yu Darvish y el jardinero Ichiro Suzuki.

Por primera vez el Clásico tuvo una ronda de clasificación en 2012, en la que consiguieron boletos España y, sorpresivamente, Brasil, en un grupo en el que superó a países con mayor tradición en el beisbol como Colombia, Panamá y Nicaragua.

Estrellas como los venezolanos Miguel Cabrera y Pablo Sandoval, y los dominicanos Robinson Canó y José Reyes, animarán el torneo organizado por las Grandes Ligas.

“El beisbol es una pasión en Venezuela y espero jugar por mi país contra el resto del mundo”, expresó Cabrera, elegido en el 2012 como Jugador Más Valioso de la Liga Americana.