Pandilleros latinos de Azusa irán a prisión por ataques racistas

Santiago Ríos y su hijo fueron sentenciados junto a docenas de otros implicados, por amenazar y atacar a afroamericanos para que abandonaran Azusa
Pandilleros latinos de Azusa irán a prisión por ataques racistas
La pandilla latina conspiró para liberar a Azusa, una ciudad de California, de sus residentes afroamericanos con amenazas y violencia que se remontan a principios de 1990.
Foto: Archivo / AP

LOS ÁNGELES.- Un padre y su hijo han sido condenados a prisión tras ser condenados en un caso federal de odio racial, en el cual los fiscales los acusaron como pandilleros racistas, que conspiraron para atacar y forzar a afroamericanos a salir de Azusa, una ciudad del sur de California.

Docenas de sospechosos fueron condenados en un caso en el que por primera vez, el Departamento de Justicia combinó la aplicación de las leyes de derechos civiles con las de crimen organizado y las de narcotráfico, para calificar las actividades de pandillas que cometen delitos por motivos raciales, dijeron fiscales federales.

Santiago Ríos, de 48 años, quien según las autoridades era el líder de una pandilla de Azusa que ejecutaba órdenes de líderes de la Mafia Mexicana en prisión, fue sentenciado a casi 20 años de prisión. Su hijo, Luis Ríos, de 22 años, fue condenado a 10 años.

Ellos se declararon culpables de conspirar para atacar a los afroamericanos residentes en Azusa, en una campaña para expulsarlos de la ciudad situada a unas 25 millas al este del centro de Los Angeles.

El padre y el hijo figuran entre otros 49 presuntos miembros de pandillas de Azusa arrestados en 2011 por cargos de conspiración para atacar y hostigar a los residentes afroamericanos de esa ciudad durante una década. Todos los acusados han sido condenados, y ocho están pendientes de sentencia.

“La condena del líder de la pandilla es otro gran paso adelante para los residentes de una zona que vivió durante mucho tiempo bajo el espectro de la violencia de las pandillas y la animosidad racial”, dijo el fiscal Andre Birotte Jr. en un comunicado.

Ríos dijo a los investigadores que el objetivo de los ataques de la pandilla era hacer que los afroamericanos abandonaran Azusa. Él también dijo que él y otros miembros de la pandilla intimidaron y atacaron a personas en sus casas, en las calles, en las tiendas de conveniencia y en otros lugares. a causa de su raza.

La pandilla también garabateaba insultos racistas en las paredes para intimidar a los afroamericanos, y los nuevos miembros de pandillas participaron en estos ataques como parte de un ritual de iniciación, dijeron las autoridades.

“La investigación y las sentencias que se dictaron hoy envían un mensaje alto y claro de que los crímenes de odio y de pandillas no serán tolerados, y serán perseguidos con todo el rigor de la ley”, dijo el jefe de policía de Azusa, Sam Azusa González, en un comunicado.

Los pandilleros fueron acusados de conspiración para distribuir heroína, metanfetamina y cocaína a través de un plan de negocios que describe métodos para controlar el tráfico de drogas en la ciudad, de acuerdo con documentos de la corte.

La banda también exigía pagos de los traficantes de drogas, a cambio de hacer negocios en Azusa, dijeron las autoridades.

?>