Payton cumple su castigo

Entrenador en jefe ya puede reintegrarse a Santos desde esta semana

Payton cumple su castigo
Sean Payton (izq.) ya puede comenzar a trabajar con Santos, pero el coordinador defensivo Gregg Williams aún se encuentra suspendido.
Foto: AP

La Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) readmitió ayer al entrenador en jefe de los Santos de Nueva Orleáns, Sean Payton, para que pueda trabajar de nuevo con el equipo tras cumplir la suspensión de un año por participar en un programa ilegal de incentivos económicos a los jugadores.

“Sean [Payton] cumplió con todos los requisitos que se le impusieron durante su suspensión”, destacó el comisionado de la Liga, Roger Goodell, en un comunicado.

“Está claro que Sean entiende y acepta sus responsabilidades como entrenador en jefe, y el papel vital que desempeñan los entrenadores en promover la seguridad de los jugadores”, subrayó Goodell.

La NFL informó que Payton puede asistir a las prácticas del Senior Bowl en Mobile, Alabama, esta semana y retomar sus funciones con el equipo.

“Estoy agradecido que hoy [ayer] el comisionado Goodell me haya otorgado mi reincorporación. Como dije en marzo: ‘Yo, junto a Mickey Loomis, asumo toda la responsabilidad por todos los aspectos de nuestro programa de futbol americano’. Claramente reconozco que se cometieron errores que derivaron en violaciones a la Liga”, señaló Payton.

“He asegurado al comisionado que se seguirá un protocolo más fiable y responsable. Siento que hemos aprendido de nuestros errores y estamos listos para seguir adelante”.

A principios de este mes, los Santos dieron a Payton una extensión de contrato hasta la temporada del 2017.

Varias fuentes periodísticas señalan que Payton podría tener un salario anual de ocho millones de dólares, lo que le convertiría en el entrenador en jefe mejor pagado de la NFL.

Payton es el único entrenador en la historia de los Santos en ganar un Super Bowl, el del 2009.

Sin embargo, su legado quedó manchado por la investigación que hizo la NFL por los incentivos económicos ilegales, ya que Goodell determinó que Payton no ejerció un control institucional adecuado sobre el programa que pagaba dinero en efectivo por dar golpes a determinados jugadores rivales, y que dirigió el excoordinador defensivo, Gregg Williams, del 2009 al 2011.