Cumbre Celac -UE en Chile

Esperan que los latinoamericanos demanden trato igual que a Europa

Guía de Regalos

Cumbre Celac -UE en Chile
Presidente de México EPN (d) camina en medio de una guardia de honor, al llegar ayer a Santiago, para Cumbre Celac-UE en Chile.
Foto: authors

SANTIAGO, Chile.— Con la presencia de influyentes líderes mundiales comenzó ayer viernes la Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea en la que se espera que los latinoamericanos demanden un trato simétrico a las economías europeas que atraviesan una situación crítica pero que continúan siendo las mayores inversoras en la región.

La más grande cumbre que se haya realizado en este país convoca a 43 gobernantes de los 61 países de ambos continentes, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel, el jefe del decaído Gobierno español Mariano Rajoy, el primer ministro de Francia Jean-Marc Ayrault y la presidenta brasileña Dilma Roussef, entre otros. También participará el gobernante cubano Raúl Castro, cuya presencia en el país suscita situaciones incómodas al propio mandatario anfitrión, Sebastián Piñera.

Piñera manifestó que en la cumbre demandará una relación horizontal de los países en desarrollo con los desarrollados. El mandatario chileno, como anfitrión y presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, será el portavoz de la inquietud de los latinoamericanos y caribeños ante una Europa deprimida pero que es el mayor inversor en la región.

Castro asumirá al término de la cumbre la presidencia pro témpore del grupo latinoamericano, que hasta ahora ejerce Chile.

Un fuerte dispositivo policial que contempla el despliegue de unos siete mil efectivos resguardará la seguridad de la cumbre, que además tendrá paralelamente una cumbre de los pueblos y otra de empresarios de ambos continentes.

Piñera, pese al incidente político y diplomático que pueda suscitar, se comprometió con el poderoso partido ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI) a entregar a Castro antecedentes que avalarían la protección cubana a una pareja de chilenos que estuvo vinculada con el comando que asesinó en 1991 al senador Jaime Guzmán, el cerebro de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y fundador de la UDI. Ese partido es uno de los dos que conforman la alianza de Gobierno y su peso en el Ejecutivo es notorio, tanto que el jefe del gabinete ministerial, el ministro del Interior Andrés Chadwick, es militante de la UDI. Chadwick, además, es primo de Piñera.