Jóvenes indocumentados reciben ayuda financiera para estudios superiores

Jóvenes indocumentados reciben ayuda financiera para estudios superiores
EFE/EUA CARIBE SHM14 - LOS ÁNGELES (CA, EEUU), 30/01/2013.- Fotografía cedida en donde aparece la estudiante salvadoreña, Graciela Ruiz (dcha.), posando junto a su madre Kathy Paniagua y su hermano Rodrigo Ruiz. Ruiz es una estudiante que pertenece a un estimado de 2.500 "soñadores", según El Departamento de Finanzas de California, y que por sus excelentes calificaciones estudiantiles llenan los requisitos para asistencia financiera con el fondo de becas "CalGrants" y otras becas de la empresa privada. Los estudiantes indocumentados en California, aglutinados en la organización "Los Soñadores", expresan alivio al comenzar a recibir ayuda financiera con la cual se enfocarán más en estudiar que en trabajar para pagar colegiaturas gracias a la ley AB 131, el Acta de los Sueños de California, que entró en efecto el 1 de enero de 2013. EFE/Cortesía Graciela Ruiz/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS
Foto: authors

Estudiantes indocumentados en California, aglutinados en la organización “Los Soñadores”, expresan alivio al comenzar a recibir por fin este año ayuda financiera estatal para costear sus estudios superiores.

El 1 de enero de 2013 entró en efecto la ley AB 131, conocida como el Acta de los Sueños de California, propuesta por el asambleísta Gil Cedillo y firmada por el gobernador Jerry Brown en octubre de 2011.

Gracias a esta legislación, los estudiantes indocumentados que cumplen con ciertos requisitos puedan recibir ayuda financiera para costear la universidad.

“Cuando aprobaron el Acta de los Sueños en California lloré de alegría, porque mi sueño de ser doctora en pediatría será una realidad con la ayuda financiera que podré obtener a través de la universidad”, dijo a Efe Graciela Ruiz, originaria de El Salvador.

“Me gradué de la preparatoria John Marshall de Los Ángeles en 2010 y desde entonces sólo me dedico a trabajar, porque la carrera de medicina es carísima para pagarla con el empleo que tengo en una tienda”, agregó la joven.

Hoy, el sueño de Ruiz de convertirse en pediatra es posible.

“Espero entrar en otoño a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) u otras universidades que me acepten”, indicó la joven.

Ruiz es una estudiante que pertenece a un grupo estimado de 2.500 “soñadores”, según El Departamento de Finanzas de California, y que por sus excelentes calificaciones cumplen con los requisitos para recibir asistencia financiera del fondo de becas CalGrants y otras ayudas provenientes de la empresa privada.

“Me gradué con honores de la preparatoria y hasta recibí un diploma especial firmado por el presidente Barack Obama”, destacó Ruiz.

“Por eso espero que por el rendimiento académico más la constatación de que por tener que trabajar para ayudar con los gastos de la casa eso me ayude a que me aprueben”, indicó la estudiante, quien en el futuro desea regresar a su natal El Salvador, para atender niños, como miembro de equipos médicos estadounidenses.

Actualmente además de California, en donde los potenciales beneficiarios se estiman en decenas de miles, solamente Texas y Nuevo México han aprobado ayuda financiera estatal para los “soñadores.”

En otros 15 estados se han aprobado otros tipos de pequeñas ayudas económicas para futuros profesionales en espera de una reforma migratoria.

Uriel Rivera, estudiante de tercer año de la licenciatura en Políticas Públicas en la Universidad de California en Berkeley (UC Berkeley), dijo a Efe que tiene la sensación de alivio con la entrada en vigencia de la ayuda financiera.

“En mi caso he estado trabajando y con unas bequitas privadas he completado para pagar la universidad y mantenerme estudiando”, contó Rivera de origen mexicano.

“Pero, a partir de este año, ya califiqué para recibir como 14.000 dólares anuales que es más o menos lo que necesito para pagar el costo de la universidad”, reveló Rivera quien de la misma manera que los que califican bajo el Acta de los Sueños, también obtendrá un permiso de trabajo.

El estudiante de UC Berkeley expresó que la ayuda financiera que proviene de fondos estatales es dinero para el cual la comunidad indocumentada contribuye porque muchos pagan impuestos directos e indirectos en compras que realizan.

“Nosotros no estamos quitándole nada a nadie, sino que solamente estamos recibiendo los beneficios de lo que nuestras familias pagan, de dinero que los que esperamos una vía para la legalización pagamos y que nunca hacemos uso de él”, explicó Rivera.

Sergio Domínguez es otro estudiante, nacido en Puebla, México, y que desde los 9 años estudia en el sistema de escuelas públicas de Los Ángeles.

En los pasados dos años tomó materias de la licenciatura en sociología en varios colegios comunitarios de Los Ángeles, pero desea pedir la transferencia a una universidad para graduarse en derecho.

“Actualmente trabajo en una gasolinera y con la aprobación de la ayuda financiera para seguir estudiando se facilita el acceso a la educación que quiero tener”, indicó Domínguez.

“Hoy, solamente tengo que trabajar en un solo empleo para pagar renta, comida y siento más deseos de echarle todas las ganas a la carrera hasta graduarme”, finalizó.EFE

im/cs

Alrededor de la web