Acusan a Malí de violaciones

Denuncian a su Ejército de 'graves infracciones' de los derechos humanos
Acusan a  Malí de violaciones
Manifestantes malienses, cuando pedían una intervención militar internacional para recuperar invadido por los islamistas.
Foto: AP

BAMAKO, Malí (EFE).— Amnistía Internacional denunció ayer en Bamako que el Ejército maliense cometió “graves infracciones de los derechos humanos y violaciones del derecho humanitario internacional” en su ofensiva contra los rebeldes que controlan el país.

Entre ellas, y según un informe presentado ayer en la capital de Malí por Gaëtan Mootoo, investigador de AI en este país africano, la ONG menciona supuestas ejecuciones extrajudiciales de civiles.

Asimismo, mostró su preocupación por la posibilidad de que los grupos radicales islámicos que controlaron el norte del país en junio hayan cometido “serios abusos contra los derechos humanos y violaciones del derecho humanitario internacional”.

A principios de enero, los grupos rebeldes salafíes del norte de Malí lanzaron una ofensiva contra el sur, que fue detenida por las tropas malienses, gracias al apoyo del Ejército francés desde el pasado día 11.

El informe, titulado “Primera evaluación de los derechos humanos tras tres semanas de conflicto”, se basa en las investigaciones llevadas a cabo en las ciudades de Segú, Secaré, Niono, Kona y Diabali, situadas en el frente de combate donde tuvieron lugar los primeros y más duros enfrentamientos entre rebeldes y tropas franco-malienses.

Aunque la ONG advierte de la “gran dificultad de confirmar todas las circunstancias de muchas de las supuestas violaciones” subraya que “Amnistía Internacional ha recibido informe creíbles de que civiles han sido ejecutados extrajudicialmente por el Ejército de Malí desde el 10 de enero de 2013”.

En este sentido, AI cita a testigos que aseguran que más de 20 civiles fueron detenidos por el Ejercito en Sevaré (centro-este) y que se teme que muchos de ellos hayan podido ser ejecutados extrajudicialmente.

Por otra parte, el informe también asegura haber recibido alegaciones contra los grupos armados islamistas, sobre al menos dos supuestos casos en los que han matado o herido a soldados o civiles capturados.

Además, la organización acusa a los rebeldes salafistas de utilizar niños soldado, según testimonios recogidos en sus 10 días de misión.