Acaba invicto de Xolos

El cuadro de Tijuana cae en su casa ante unas Águilas que juegan 55 minutos con nueve hombres

Moisés Muñoz se estira para evitar problemas serios en su portería, al jugar las Águilas con 9 hombres todo  el segundo tiempo.
Moisés Muñoz se estira para evitar problemas serios en su portería, al jugar las Águilas con 9 hombres todo el segundo tiempo.
Foto: MEXSPORT

TIJUANA, México.— Un primer tiempo de locura, en el que se registraron cuatro jugadores amonestados, dos expulsados, un penalti y un gol, marcó la historia del partido de ayer en que las Águilas del América ganaron 2-1 a Xolos de Tijuana y le quitaron su calidad de invicto en el torneo..

Apenas habían transcurrido 34 segundos del partido efectuado en el Estadio Caliente cuando el mediocampista del quipo visitante Rubens Sambueza vio el cartón amarillo.

El argentino fue amonestado por una falta de rutina que no precisaba la tarjeta preventiva que le disparó el árbitro del encuentro, Miguel Ángel Flores.

En el 21′, Sambueza fue expulsado por cometer una fuerte entrada sobre el colombiano Duvier Riascos.

Para el 38′, las Águilas ya estaban con nueve jugadores cuando Aquivaldo Mosquera recibió la tarjeta roja por trabara Fernando Arce.

Veinte minutos antes, el zaguero americanista había sido amonestado por reclamar una decisión al juez central.

La vorágine de la primera mitad incluyó cartones amarillos para los jugadores de las Águilas: Francisco Rodríguez y Osvaldo Martínez.

Por parte de Tijuana, Cristian Pellerano fue el que se llevó la preventiva tras cometer un penalti.

El primer gol del partido cayó al 12′ cuando el delantero del América, Christian Benítez, entró al área con balón controlado y antes de que pudiera disparar fue trabado por Pellerano.

La acción propició que el árbitro no dudara en marcar el penal contra los Xolos, que fue bien ejecutada por Osvaldo Martínez para batir al arquero Cirilo Saucedo.

En el 54′, América cinceló su gesta heroica cuando Paul Aguilar recorrió la banda derecha para mandar un impresionante disparo de 30 metros que se anidó en el lado derecho de la portería de Tijuana.

Con los dos goles en contra, el equipo de Xolos se fue con desesperación al frente tratando de sobrepasar los dos muros de cuatro hombres que la escuadra visitante construyó para resguardar su arco.

La insistencia y ventaja de contar con dos jugadores de más en la cancha permitió al equipo fronterizo avivara sus esperanzas cuando al 75′ Raúl Enríquez lanzó un centro por derecha que fue rematado por el paraguayo Pablo Aguilar.

El tiro del sudamericano superó la estirada del portero americanista para el 2-1 y con eso los 23,133 espectadores en el estadio se dispusieron a vivir un endiablado final de partido.

Con los Xolos atacando sin cesar y América guardando un orden defensivo impecable, el juego se convirtió en un bombardeo en contra la portería de Moisés Muñoz.

Al 76′, Enríquez mandó un cañonazo que motivó una gran estirada de Muñoz para evitar la igualada.

El cronometro corría como agua entre los dedos para Xolos, mientras que América sentía que el tiempo se había detenido para siempre.

En la banca de las Águilas, el técnico Miguel Herrera gritaba y manoteaba en franca actitud de desesperación por tratar de amarrar el resultado.

El entrenador americanista se meció el cabello cuando en tiempo de compensación Xolos cantaba el empate, de no haber sido por una prodigiosa atajada de Muñoz.

Cuando el árbitro estaba por pitar el final del encuentro, Pablo César Aguilar penetró las líneas enemigas, se metió hasta los linderos del área chica y disparóa quema ropa pero el portero visitante estiró su pierna derecha para detener el último embate del frenético encuentro.

Al terminar el juego, Herrera corrió eufórico a felicitar a sus jugadores, quienes a su vez se fundieron en un gran abrazo conformando una estampa que solamente se ve cuando los equipos consiguen una proeza, y ayer el América lo hizo.

Con la derrota de ayer, los Xolos ven cortada una racha de 10 partidos sin perder, tomando en cuenta los partidos de la Liguilla del torneo Apertura 2012.

Además, este resultado da al América sumó su segundo triunfo en fila para llegar a 15 puntos, superando a los Xolos, que perdieron el invicto y se quedaron CON 13 puntos.

Para Antonio Mohamed no cuentan ni las rachas pérdidas ni el invicto, pues el tropiezo frente al América fue una derrota como cualquier otra.

El técnico de los Xolos comentó que ante un equipo que se mete en su área poco se puede hacer, pero esto fue motivado por las circunstancias del partido, donde las Águilas quedaron con 9 hombres.

“Tácticamente la lectura es que la tuvimos y no la metimos. América no podía jugar de otra manera, estaba con 2 hombres menos y duele como cualquier derrota, las derrotas siempre duelen”, mencionó.

“Hay que sobreponerse, hay que pensar en lo que viene y entender que el rival hizo su partido, a su manera, tenemos que ver las cosas de esta manera”.

El técnico del cuadro fronterizo destacó el trabajo del portero Moisés Muñoz y comentó que fue fundamental para sacar la victoria.

“Muñoz atajó bien, tuvo un gran partido, todos los partidos son diferentes”, añadió.

Mohamed mencionó que la participación en la Copa Libertadores no alivia este tropiezo porque son 2 cosas diferentes y nunca le ha gustado mezclar ni la Liga ni la justa continental.