De luto en Riverside

Miles despiden al policía baleado supuestamente por fugitivo Dorner
De luto en Riverside
Una guardia de honor carga el féretro cubierto por la bandera del policía Michael Crain, de 34 años, quien se supone fue la tercera y penúltima víctima mortal del expolicía fugitivo Christopher Dorner. Crain murió baleado hace una semana.
Foto: La Opinión - William Camargo

RIVERSIDE (AP).— Miles de personas asistieron ayer al funeral del agente de la policía de Riverside baleado hace una semana como parte de una aparente racha de crímenes por venganza del expolicía de Los Ángeles Christopher Dorner.

Una multitud de agentes del orden de todo el país colmaron la iglesia Grove Community Church de Riveside para llorar la muerte del oficial Michael Crain, de 34 años.

Una guardia de honor, de guantes blancos, cargó su féretro cubierto con la bandera, al sonido de gaitas.

Sus colegas, con cinta adhesiva negra en sus placas, se reunieron en un escenario al lado de un arreglo floral en forma de placa.

Varios oradores describieron a Crain como un amante esposo y padre y alabaron sus once años de servicio como policía de Riverside.

Su esposa, Regina Crain, sollozó al leer los votos nupciales de la pareja y describió a su relación como perfecta.

“Cada día se hacía mejor, cada día renovámanos nuestro amor y yo sabía cuánto me quería a mi y cuánto quería a esos bebés”, dijo al referirse a su hijo, Ian, de 10 años, y a la hija de 4, Kaitlyn.

“Sigo esperando”, añadió. “Todo parecía tan bueno, todo parecía demasiado perfecto… estaba esperando para que algo nos suecediera”.

Regina Crain recordó cómo su esposo entrenó al equipo de beisbol de su hijo y fue a una clase de baile de ‘Mi Mami y yo” para su hija cuando ella estaba trabajando y no podía asistir.

“Se convirtió en una clase de ‘Papi y yo'”, dijo Regina Crain, recibiendo risas de la muchedumbre.

El féretro fue después llevado al Cementerio Nacional de Riverside donde Michael Crain, un exinfante de la Marina, debía ser enterrado en una ceremonia pública en la que su viuda debía recibir banderas estadounidenses del jefe de la policía de Riverside y de un representante militar..

Antes, docenas de patrullas blanco y negro y una flotilla de motocicletas escoltaron a la carroza fúnebre por las calles de la ciudad y bajo gigantescas banderas suspendidas de las escaleras elevadas de camiones de bomberos.

El funeral de Crain se realizó apenas un día después de que se piensa que murió Dorner en una cabaña en las montañas del Condado de San Bernardino, después de que otró agente del Sheriff de esa jurisdicción muriera en un tiroteo con el sospechoso.