Rafael Rivera y su Medalla al Valor

El reconocimiento destaca el coraje y entrega de los oficiales en terreno.

Rafael Rivera y su Medalla al Valor
El hispano Rafael Rivera recibió de manos del vicepresidente Joe Biden, la Medalla al Valor
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Un hispano de California, recibió ayer, la Medalla Al Valor, de las manos del vicepresidente Joe Biden. Aunque fue un momento emotivo, Rafael Rivera, confesó que en lugar de las condecoraciones, prefería que los oficiales caídos, estuvieran vivos.

Todo estaba preparado en el auditorio sur de la Casa Blanca. Cerca de la 1:30PM, los 19 oficiales condecorados fueron recibidos por Biden y el procurador general, Eric Holder.

Era un día especial y no es para menos. La Medalla Al Valor es el honor nacional más alto entregado a oficiales y bomberos. Esta vez, entre las personas destacadas estuvo el oficial hispano Rafael Rivera (35), quien integra la Patrulla de Caminos de California hace 10 años.

“Para mí es un honor muy grande. Me encanta mi trabajo y le tengo mucho respeto. Yo vengo de una familia de oficiales. Mis dos hermanos trabajan en el área también y mi padre era parte de la policía federal en Colima, México”, contó a La Opinión.

La Medalla Al Valor se ha entregado desde 2003 y está destinada a personas en el servicio público, que han demostrado un coraje excepcional, sin importar su seguridad personal, en el intento por proteger la vida de otros.

“A través de actos desinteresados y el servicio a sus comunidades, cada uno de ustedes se ha ganado el profundo agradecimiento de la nación”, dijo Holder durante la ceremonia.

En el caso de Rivera, el incidente que vivió el 25 de febrero de 2010, todavía está fresco en su memoria.

Funcionarios de la oficina del Sheriff en el condado de Fresno, intentaban realizar un allanamiento en el pueblo de Minkler, cuando recibieron intensos disparos desde la casa rodante de Ricky Liles (51).

Uno de los oficiales fue herido y sus colegas reportaron el incidente por radio. Rivera y su compañero, Sean Haller, respondieron al llamado. Así comenzó un intercambio de disparos, que se suspendió, para luego iniciarse nuevamente.

Mientras Rivera respondía los disparos, escuchó a alguien gritar “oficial caído”. Se trasladó al lugar y vio que el policía de Reedley, Javier Bejar, estaba herido. Al instante, lo movió de la línea de fuego, pero el sospechoso comenzó a dispararle directamente.

Su compañero, Haller, se movió hacia la línea de fuego para ayudarlo. Así Rivera pudo remover al policía.

De acuerdo a la declaración emitida por la Casa Blanca, aunque Bejar no sobrevivió, “los oficiales Rivera y Haller, mostraron un gran coraje personal, poniéndose en peligro, durante los esfuerzos por salvarlo”. El incidente culminó con el suicidio del sospechoso.

“Cuando ocurrió no estaba pensando en nada. Creo que nunca sabes cómo prepararte para algo así, yo sólo quería ayudarlo y creo que él hubiera hecho lo mismo por mí”, aseguró Rivera.

“Realmente aprecio el ser reconocido, pero en lugar de eso, me gustaría que los oficiales que perdieron sus vidas ese día, estuvieran aquí con nosotros”, enfatizó.

De acuerdo a la prensa local, una investigación posterior al tiroteo, mostró que se dispararon cerca de 680 balas en el enfrentamiento con Liles.

Haller y Rivera ya han sido condecorados con el premio a la seguridad pública entregado por el estado de California. Pero más allá de los premios, al hablar de su futuro, el oficial hispano tiene claro su camino.

“Quiero seguir en mi trabajo, ayudando a la gente en terreno. Más adelante me gustaría ser promovido, pero por ahora, estoy muy contento con lo que hago”, confesó.