Piden se salve diálogo de paz

Quieren mediaciónes para evitar fracaso de conversaciones entre el Gobierno y FARC

Piden  se salve diálogo de paz
El jefe del equipo negociador del Gobierno de Colombia en los diálogos de paz con la guerrilla de las FARC, Humberto de la Calle (der.).
Foto: EFE

BOGOTÁ, Colombia (Notimex).— La oposición política colombiana propuso ayer una mediación externa para evitar el fracaso de los diálogos de paz que sostienen el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC en La Habana, Cuba.

La líder del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo (PDA), Clara López, sugirió como mediadores a los expresidentes Luiz Inácio Lula Da Silva (Brasil) y Jimmy Carter (Estados Unidos).

También mencionó al exgobernante de Guatemala, Vinicio Cerezo, quien, junto a las otras dos figuras, “tienen la experiencia y el reconocimiento internacional para asumir el rol de mediación que requiere Colombia para destrabar el diálogo”.

Según López, el enjuiciamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a Santos por las acusaciones de despojo de tierras y la amenaza del mandatario de pararse de la mesa, “colocan en riesgo un acuerdo”.

El presidente colombiano advirtió este sábado que si el diálogo no presenta avances, su gobierno se marginará de las conversaciones de paz, las cuales tienen a Cuba y Noruega como garantes y a Chile y Venezuela como acompañantes.

Las declaraciones fueron hechas por Santos, en medio de cuestionamientos de las FARC por sus acusaciones sobre la usurpación de miles de hectáreas de tierra a campesinos por parte de la guerrilla, que el gobierno intenta devolver a sus dueños.

Según López, es necesario evitar la ruptura de las negociaciones de paz, para lo cual sugirió a las partes “considerar seriamente el mecanismo de la mediación que tantos frutos ha dado en la solución de otros conflictos” que parecían sin solución.

Por su parte, el jefe negociador de las FARC, alias “Iván Márquez” dijo en una entrevista con una revista colombiana que desea hacer política de forma abierta y legal y defendió los avances alcanzados en la mesa de diálogo que desarrollan en Cuba el Gobierno colombiano y los rebeldes.

Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango, y quien es el número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), indicó: “Ese es mi propósito. Yo fui representante por el Caquetá y me devolví al monte porque me iban a matar. Deseo hacer política de manera abierta y legal”.

En una entrevista concedida a la Revista Semana de Colombia y que comenzó a circular este fin de semana, Márquez agregó que las FARC impulsan partidos y movimientos políticos.