Una maestra con muchos enemigos

En su trayectoria Elba Esther apartó de su camino a numerosos rivales
Sigue a La Opinión en Facebook
Una maestra con muchos enemigos
Conocida por sus generosos regalos a sus allegados, Elba Esther Gordillo, secretaria general del SNTE, dominó ese gremio con mano de acero por más de dos décadas.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.— Durante años, miles de mexicanos soñaron con ver “derrotada” a la líder magisterial, Elba Esther Gordillo que gobernó el sindicato más grande de Latinoamérica durante 24 años desde que en 1989 Carlos Salinas de Gortari la llevó a la dirigencia.

“Vamos a aplastar a la señora”, dijo Artemio Cruz, el dirigente de los profesores disidentes integrados en la Coordinadora Nacional de la Educación, apenas tomó posesión en 2011.

Era el resumen de una estela de críticas, reproches, señalamientos y exigencias de renuncia contra “La Maestra”, de 68 años, originaria de Comitán Chiapas.

Normalista desde los 15 años, Gordillo subió lentamente al poder hasta llegar, a la secretaria General de la Confederación Nacional Organizaciones Populares (1996-2002) y a la secretaría general del Partido Revolucionario Institucional (2002) que le dio una curul en tres legislaturas antes de la fundación del Partido Nueva Alianza (Panal).

A la cabeza de los profesores, Elba Esther Gordillo viajó a foros internacionales durante décadas, presidió la Confederación de Educadores Americanos y el Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América y registró la autoría de los libros “La construcción de un proyecto sindical” (1995) y “El paseo de las Reformas, la batalla por México”, (2005).

Sus desertores señalaron durante años los manejos discrecionales de dinero y de poder que le daban las cuotas de 1.6 millones de agremiados a los que apenas rendía cuentas.

“Siempre supimos que lo usó de manera personal y para hacer proselitismo político o negociar con los partidos el apoyo del gremio a cambio de colocar a su gente en altos puestos de gobierno, en diputaciones y senadurías”, dijo Francisco Bravo, dirigente de la sección 9 del SNTE en el Distrito Federal.

Desde el 2006, el Panal fue la herramienta más útil de Elba Esther frente al sistema político que aceptó sus alianzas como un mal necesario. En seis años el Panal se hizo de puestos claves en los gobiernos de 14 estados del país donde compitió en coalición con todas las ideologías y corrientes del país.

Con el PRI ganó Campeche, Querétaro, Aguascalientes, Chihuahua, Zacatecas, Tamaulipas, Quintana Roo, Coahuila y el Estado de México; con el PAN y el Partido Verde, Guanajuato, Baja California y Puebla; en esta entidad también se ligó también el izquierdista Movimiento Ciudadano. Con Gabriel Quadri como candidato presidencial, el Panal conservó el registro con el 2% de las votaciones.