Y luego de las rocas, el arte libre

Una de las expresiones artísticas más singulares de California, en las costas de un condado de la Bahía de San Francisco
Y luego de las rocas, el arte libre
'El Jinete', una de las obras a cielo abierto en el terreno denominado Albany Bulb.
Foto: Fernando Andrés Torres / El Mensajero

ALBANY.— Detrás de la pista para carreras de caballos Golden Gate Fields, a un costado de la carretera 80, se encuentra el parque Albany Waterfront Trial. Adentrándose por una gran extensión de relleno de tierra, un terreno ganado a la Bahía de San Francisco con los deshechos de construcción depositados lentamente durante años, se encuentra el denominado Albany Bulb Landfill.

El acceso no es fácil. Hay que subir y bajar montículos, saltar entre piedras y sortear la abundante vegetación. Pero el esfuerzo es recompensado a creces. Al final del parque, repartidas por el litoral y los caminos de tierra, una de las exhibiciones de arte más peculiares del estado de California recibe inesperadamente al visitante casual; es el trabajo de los Artistas Bulb.

Se trata de una ingeniosa exhibición de arte realizada por tráfagos artistas, escultores espontáneos y por los “sin casa” e indigentes que se han instalado en improvisados campamentos en el lugar. Muchas de estas obras, hechas con los despojos arrojados por el mar, tienen una virtud estética que cualquier maestro podría envidiar.

Al igual que el lugar, a los artistas —la mayoría de ellos anónimos— se les conoce como “bulb artists”. Ninguna obra esta firmada, pero incluso connotados artistas como Osha Neumann, Jason DeAntonis, Sniff, Scott Hewitt, David Ryan y Scott Meadows, han dejado sus huellas en el lugar.

Ni siquiera se podría denominar exhibición porque la palabra denota una intención de mostrar a terceras personas. Por la dificultad de acceso, más pareciera ser un ejemplo de la expresión l’art pour l’art, el arte por el arte, que rompe frontalmente con los parámetros establecidos por el “mundo de las artes”.

Son obras autotélicas, que muestran en sí mismas la razón de sus propios fines, divorciadas del concepto de show, tal como lo conocemos. No hay recepción de apertura, las obras aparecen y desaparecen. Solo importa la expresión de un arte cuyo canvas es la naturaleza y su marco la dura realidad.

¿Un pasatiempo de reciclaje? ¿Un desafío a lo establecido; a la formalidad del arte? ¿Una protesta silenciosa? ¿Un reto o llamada a otros artistas? Sea lo que sea, son verdaderas obras realizadas por el ímpetu de un grupo siempre ausente: los marginados.

Última recomendación: el lugar es de libre acceso y se puede llegar por la calle Buchanan en la ciudad de Albany. No lleve niños. La caminata es de aproximadamente 20 minutos y no es fácil. Si va por el litoral tendrá que sortear piedras y bloques de cemento. Por lo general, las carpas de los sin casa están vacías durante el día. Lleve zapatos adecuados. Le recomendamos ir durante un día soleado y no se olvide de su cámara fotográfica.