Luchan contra armas químicas

Quieren el envío de un equipo a la aldea siria donde dicen que la usaron
Luchan contra armas químicas
Primer primer ministro del Gobierno sirio opositor, Gasan Hito.
Foto: EFE

BEIRUT, Líbano.— El principal grupo de la oposición siria exigió ayer miércoles una investigación internacional a fondo sobre el presunto uso de armas químicas en el norte del país, y pidió el envío de un equipo a la aldea donde presuntamente ocurrió.

Igualmente ayer miércoles, el president Bashar al Asad visitó una escuela de bellas artes en Damasco y se reunió con los padres de los estudiantes muertos en la guerra civil siria, dijo la televisión estatal.

La Coalición Nacional Siria culpó a las fuerzas de Asad del ataque balístico contra la aldea de Jan al Asal, en la provincia de Alepo. El grupo pidió una investigación internacional al día siguiente de acusarse el régimen y los insurgentes de haber usado armas químicas.

De ser confirmado, el ataque sería el primero en los dos años de guerra civil en Siria con armas químicas. Sin embargo, un funcionario estadounidense dijo que no hay prueba alguna de que fueran utilizadas dichas armas.

“La guerra química está prohibida internacionalmente. Su uso contra cualquier enemigo está prohibido, aunque todo indica que el régimen de Asad usa estas armas contra su propia gente”, dijo la coalición opositora. Pidió el enjuiciamiento de las personas responsables.

El uso de dichas armas empeoraría la guerra civil que comenzó hace dos años y que ha matado a unas 70 mil personas.

Un funcionario israelí dijo ayer que es “obvio” que fueron usadas recientemente en Siria armas químicas, por los insurgentes o por el Gobierno. Yuval Steinitz, el nuevo ministro de espionaje y asuntos estratégicos, no aclaró cómo llegó a esa conclusión.

Steinitz dijo a la Radio del Ejército que el tema tendrá especial importancia en la visita del presidente Barack Obama, que llegó a Israel ayer. El estado judío se ha mostrado preocupado desde hace tiempo de que las armas químicas de Siria puedan caer en manos de islamistas inspirados por Jezbolá o Al Qaeda.

En Irán, el mejor aliado de Asad en la región, el vocero de la cancillería Ramin Mehmanparast condenó el presunto uso de armas químicas por “grupos armados de la oposición”, lo que consideró “una conducta inhumana”.