Exhumarán inmigrantes

Tratan de identificar en Texas a indocumentados que murieron en la frontera

Una señal y una flor de plástico marcan una tumba en Falfurrias, Texas, donde quedaron los restos no identificados de un supuesto inmigrante indocumentado  que murió en el intento de cruzar la frontera.
Una señal y una flor de plástico marcan una tumba en Falfurrias, Texas, donde quedaron los restos no identificados de un supuesto inmigrante indocumentado que murió en el intento de cruzar la frontera.
Foto: AP

FALFURRIAS, Texas — A partir de mayo un grupo exhumará los restos de docenas de inmigrantes indocumentados sepultados en el Cementerio Falfurrias, en el Sur de Texas, con la esperanza de indentificar a algunos de ellos.

A finales del año pasado 35 inmigrantes que murieron en el condado de Brooks aún permanecían sin identificar y los grupos de inmigrantes pidieron la prueba de ADN para ayudar con el proceso.

Un reporte del diario The San Antonio Express-News indicó que la decisión del condado de asociarse con el grupo de Lori Baker, físico y antropólogo de la Universidad Baylor, para identificar los restos generó tensiones. Los retos que enfrentará el antropólogo forense incluyen la pérdida de marcas de algunas tumbas.

El año pasado los rancheros y agencias del orden del condado de Brooks encontraron 129 cuerpos en descomposición y restos de esqueletos de imigrantes indocumentados por mucho más que en cualquier otro condado de Texas. Ese número fue casi el doble del año pasado y seis veces más alto que en 2010.

El condado de Brooks está compuesto de rancherías con cerca de 7,200 habitantes. Para bordear el punto de revisión fronteriza de Falfurrias los traficantes de humanos cortan rutas a través de millas de maleza en el sector rural.

Durante los meses de verano las temperaturas suben en el área por arriba de los 100 grados. Ante el creciente número de muertos no identificados en la última década, Baker se ha dado a la tarea de indentificar y repatriar los restos de inmigrantes indocumentados que llegan a las morgues y que se quedan en los cementerios del suroeste de EEUU.

Raquel Rubio-Goldsmith, del Departamento de Estudios México-Americanos en la Universidad de Arizona, ha invertido los últimos dos años investigando la forma en la que cada condado a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos procesa los restos de los indocumentados.

Por ejemplo, mientras que Texas ofrece guía sobre como tratar los restos, la discreción y las prácticas varían de acuerdo con cada jurisdicción.

“Cuando vemos el número total de muertes en la frontera es muy difícil saber si es correcto porque realmente nadie sabe cuantas personas mueren en Texas”, dijo Rubio-Goldsmith. “Hay cientos de personas reportadas como perdidas y hay cientos de personas que no han sido identificadas, y no hay forma de poner esos dos (datos) juntos”.