Alerta si sufre depresión

Aunque en muchas ocasiones la depresión no se toma en serio, es muy importante que un especialista atienda los síntomas de inmediato.

Guía de Regalos

Alerta si sufre depresión
Cuidado si sospecha que padece depresión.
Foto: Archivo / La Opinión

Muchos casos de fracaso escolar, laboral y de pareja, por citar algunos, pueden tener un factor común en su origen: la depresión. Lo que puede variar entre ellos es la intensidad de está que se clasifica en leve, moderada y profunda.

En el primer caso se puede identificar cuando la persona experimenta un estado base de tristeza que no la incapacita ni afecta su productividad, cuidado personal o vida académica, pero sí llega a necesitar de periodos intermitentes de aislamiento.

Además, es muy frecuente escucharlos usar expresiones pesimistas, negativas, con falta de esperanza y dificultad para resolver sus problemas.

Esto es muy evidente en quienes perciben una realidad social que desde su punto de vista es insostenible, sienten que el futuro es incierto y que son especialmente desafortunados, por lo que es característico que tengan un carácter irritable. En estos casos se recomienda la psicoterapia como tratamiento, ya que ayudará al paciente a mantener un buen nivel en lo que respecta a su desenvolvimiento en el campo social.

Cuando el problema avanza

En la depresión moderada, el arreglo personal empieza a verse afectado y a ello se suma la posibilidad de que haya incapacidad temporal en el trabajo y la escuela.

Además, hay una invasión de las esferas mentales que impactan en los niveles de atención, memoria, pensamiento lógico y que suelen ir acompañados de una sensación cada vez más intensa de inseguridad, así como también aumenta su necesidad en aislarse.

Otra característica es que con frecuencia se presentan trastornos alimentarios como aumento o privación del consumo de alimentos, se incrementan los periodos de sueño y la sensación de fatiga, la tristeza, el negativismo, el desánimo y la desesperanza.

El paciente es incapaz de gozar y disfrutar lo que antes era gratificante, cuando el especialista diagnostica este nivel de depresión puede recomendar, además de la psicoterapia la conveniencia de recurrir a algún medicamento, el cual deberá estar vigilado estrictamente por él.

Finalmente, cuando se habla de depresión profunda está presente la incapacidad en prácticamente todas las esferas de funcionamiento, el aislamiento es crónico, la anhedonia, que es la falta de goce, se ha instalado; a quien la padece le resulta imposible tener una visión futura con la esperanza de superación, el negativismo se manifiesta en el campo afectivo y hay una falta completa de expresión emocional facial y corporal.

Una persona que vive con esta condición tiene como principal signo la necesidad de desaparecer y desarrolla incluso ideas suicidas y la posibilidad de que llegue a ejecutarlas aumenta considerablemente, de no recibir ayuda.

El tratamiento que se recomienda en la depresión severa no sólo incluye psicoterapia y el uso de medicamentos, en ocasiones también es indispensable el internamiento, ya que la tarea es proteger al máximo la integridad del paciente, y el papel de familiares, amigos, pareja y demás personas enlazadas afectivamente, resulta importante para su superación.

Este mal, algunas veces silencioso y otras desatendido por considerar que no vale la pena ocuparse de los problemas o peor aún, por percibirse solo y creer que no se necesita de nadie para conducirse en la vida.

Esta expresión es la puerta de entrada común a la tierra del ser mitológico Ades, es decir, al reino de la oscuridad, el autotormento y la desesperanza que hoy conocemos como depresión… pero aún caminando en este infierno, siempre habrá la posibilidad de renacer a la luz.

*Hans Oleg Olvera, doctor en Psicología y Psicoanalista.

Colaboración de Fundación Teletón México

“La prudencia empodera tus palabras”

Bojorge@teleton.org.mx