Latinos atrapados en deudas por préstamos rápidos

Muchos latinos se dejan embaucar sin darse cuenta del peligro

Latinos atrapados en deudas por préstamos rápidos
Muchos de estos negocios están dentro de las tiendas de cambios de cheques.
Foto: La Opinión - / J. Emilio Flores

SACRAMENTO, California.— A la par que la crisis económica se ha agudizado, muchos latinos de bajos ingresos han acudidos desesperados a los préstamos en efectivo, a pagar en dos semanas cuando reciben su salario.

“El problema es que cuando llega la hora de pagar, muchos no pueden cubrirlos, recurren a otro y a otro, y quedan atrapados en una montaña cíclica de deudas cuyos intereses pueden llegar a ser hasta por 460%”, explicó Graciela Aponte del Centro del Préstamo Responsable (CRL), una organización no lucrativa que busca proteger a las familias de los préstamos usureros.

Estos créditos conocidos en inglés como “payday loans” son por un máximo de 300 dólares con un pago de 45 dólares. El solicitante recibe 255 dólares en efectivo.

Un sondeo reciente del Departamento de Corporaciones de California arrojó que más de la mitad de los solicitantes de préstamos rápidos a pagar en dos semanas son latinos o afroamericanos.

“Por décadas a los latinos y otras comunidades minoritarias se les ha negado el acceso a préstamos seguros y accesibles. En vez de eso, nuestras comunidades son continuamente presas de prestamistas abusivos y estafadores”, dijo en un comunidado Benny Diaz Jr., director de LULAC en California.

Por quinto o sexto año, se presenta en el Capitolio una medida —la SB515— para prohibir que los prestamistas a corto plazo otorguen más de cuatro préstamos en un periodo de doce meses.

Los obligaría a evaluar si el solicitante del crédito tiene capacidad para pagarlo, y ofrecerles un plan de pago más amplio.

“Estamos realmente interesados en mantener el acceso a estos préstamos de alto costo para emergencias financieras mientras proporcionamos protecciones a los consumidores para que no caigan en una trampa de deudas”, dijo Paul Leonard, director de CRL.

La Asociación de Proveedores de Servicios Financieros de California que representa a los negocios que hacen préstamos para el día de pago está convencida de que ellos proporcionan un producto necesario a una cuota fija que es justa.

“La mayoría de los que reciben los préstamos pagan a tiempo; y de vez cuando hay gente que no los usa apropiadamente”, dijo Greg Larsen, portavoz de la Asociación de Proveedores de Servicios Financieros de California.

“Lo que están haciendo con este proyecto de ley es poniendo en riesgo la existencia de esta opción de préstamos a los consumidores”. Incluso retó al Centro de Préstamo Responsable, patrocinador del proyecto de ley, a proporcionar estos préstamos a través de la unión de crédito que tienen.

Un reporte del Departamento de Corporaciones arrojó que a finales de 2011 había en California 2,119 negocios dedicados a préstamos para el día de pago mientras que para el 2005, existían 2445. “No es cierto que se estén extendiendo por todas partes de California”, negó Larsen.

Aunque también es cierto que el número de clientes creció en un periodo de cuatro años de 1.4 millones a 1.6 millones.

Muchos de estos negocios conocidos en inglés como payday lending stores están localizados dentro de las tiendas de cambio de cheques.

En la práctica son negocios diferentes y requieren una licencia distinta aunque operen en el mismo lugar.