Avión en aeropuerto de Boston es revisado

La Policía revisó un avión en el aeropuerto Boston-Logan en busca de una maleta que no pasó filtros de seguridad.
Avión en aeropuerto de Boston es revisado
La revisión se dio como parte de las medidas de seguridad tras las explosiones en el maratón de Boston.
Foto: AP Archivo

La policía registró hoy un avión que se encontraba en el aeropuerto de Boston-Logan, tras una alerta de seguridad que refleja el nerviosismo de estas horas posteriores a los atentados del lunes, que dejaron al menos 3 muertos y más de 170 heridos.

Imágenes de la estación local de la CBS mostraron un avión de la aerolínea US Airways que estaba siendo registrado en el aeropuerto por los agentes en busca de un paquete sospechoso.

Un portavoz de la policía del estado de Massachusetts indicó al canal de televisión que las autoridades estaban buscando una maleta que no había pasado por los filtros de seguridad en un avión procedente de Filadelfia.

Las imágenes mostraron la aeronave en mitad de una pista con una rampa y varios equipajes tendidos en el asfalto. Por el momento, la policía asegura que el incidente no está relacionado con las explosiones del lunes que mantienen a la ciudad en estado de alerta máxima.

Este nuevo hecho añadió confusión al ambiente reinante en Boston, donde una gran área del centro de la ciudad sigue siendo considerada “escena del crimen”, mientras efectivos de la Guardia Nacional, agentes federales y expertos locales y estatales vigilan la ciudad.

Las autoridades no han podido dar ninguna indicación sobre la autoría de lo que el gobernador del estado, Deval Patrick, ha calificado como un “acto terrorista”.

Agentes federales y locales pasaron varias horas esta noche revisando un apartamento en las afueras de Boston, pero las pesquisas no han permitido al FBI anunciar progresos.

El comisario de la policía de Boston, Ed Davis, pidió hoy la colaboración ciudadana, con información de primera mano, fotografías o vídeos que puedan ayudar a recabar pistas del autor o autores de las dos explosiones que sacudieron la abarrotada línea de meta durante la maratón de la ciudad.

Muchos de los corredores hoy caminan por la ciudad con las sudaderas azules del maratón, hacen turismo o se acercan al área acordonada con la vista perdida y aún colgando las medallas que se daban al terminar la carrera.