Cuotas de reforma migratoria recaudarán dinero

Las cuotas y multas a solicitantes de beneficios bajo el nuevo proyecto de reforma migratoria alimentarán las arcas fiscales

Rigoberto Ramos  originario de Guatemala, en marcha del 10 de abril  en el Capitolio. Grupos de inmigrantes consideran que 'la propuesta se queda corta en algunas áreas claves'.
Rigoberto Ramos originario de Guatemala, en marcha del 10 de abril en el Capitolio. Grupos de inmigrantes consideran que 'la propuesta se queda corta en algunas áreas claves'.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— Miles de millones de dólares en multas estarán disponibles para el gobierno si se legalizara a la mayoría de indocumentados presentes en el país con la nueva propuesta de reforma migratoria. El nuevo proyecto de ley bipartidista ahora en el Senado, propone la creación de un fondo fiduciario para administrar los ingresos.

Los costos asociados a la nueva propuesta -entre ellos los 6,500 millones de dólares en seguridad fronteriza-, han sido puestos sobre la mesa como un obstáculo para concretar la medida.

Pero, el balance contable, se inclina a favor y no en contra de la medida. Con 2,000 dólares en multas por indocumentado y su familia, además de 500 dólares correspondiente a cerca de un millón de trabajadores del campo, el gobierno llenará sus arcas fiscales para administrar una futura reforma al sistema de inmigración.

En cuanto a impuestos, el proyecto de ley establece que si el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) registra deudas pendientes, la persona debe pagarlas antes de ajustar su estatus. Sin embargo, no considera un cálculo de impuestos atrasados basado en los años de permanencia.

Los senadores presentaron ayer el nuevo proyecto de ley de 844 páginas, haciendo un llamado a sus colegas para apoyar la medida. “Nuestra propuesta bipartidista es un punto de partida que será fortalecido con aportes de buena fe e ideas, provenientes de todo el espectro ideológico”, aseguró una declaración del “Grupo de los 8”.

Uno de los aspectos más complicados para alcanzar un acuerdo fueron las condiciones para los trabajadores agrícolas. Arturo Rodríguez, presidente de UFW, aseguró que los últimos detalles sobre esta área se escribieron durante la tarde del lunes.

El nuevo proyecto de ley les dará una tarjeta azul a los trabajadores del campo. Para obtenerla las personas deberán haber trabajado un mínimo de 100 días ó 575 horas en los dos años anteriores a la promulgación de la ley.

El estatus de la tarjeta azul expirará en ocho años, pero luego de cinco este grupo podrá acceder a la residencia permanente.

Para dar este paso, la persona deberá demostrar que ha desarrollado trabajo agrícola por al menos 100 días por año, por al menos 5 años. Otra opción son 150 días de trabajo en el campo, durante tres años.

Las esposas e hijos menores de trabajadores agrícolas podrán acceder al estatus de tarjeta azul. Por los primeros 5 años, el programa de visas para futuros trabajadores del campo (W2 y W3) tendrá un cupo máximo de 112,333 por año, con una visa de tres años, lo que resultará en 336,999 trabajadores temporales.

El Secretario de Agricultura podrá ajustar el cupo en caso de necesidad urgente de trabajadores o para responder a escasez laboral.

La visa tendrá una duración de tres años. Se puede renovar una vez. Luego de sies años, el trabajador deberá residir al menos tres meses en el extranjero, antes de postular nuevamente a la visa.

Las personas perderán su visa si han estado desempleados por más de 60 días.

Este viernes se realizará la primera audiencia sobre el proyecto de ley en el Comité Judicial del Senado.