Líderes religiosos de Houston luchan por reforma migratoria

Preocupa a Iglesias abusos contra inmigrantes a manos de personas que ofrecen servicios legales de inmigración cuando la reforma migratoria aún no ha sido aprobada ni están definidos realmente sus alcances y requisitos
Líderes religiosos de Houston luchan por reforma migratoria
El cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston consideró muy largo el camino a la ciudadanía planteado en la iniciativa de ley migratoria presentado en el Senado.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Entre todos los casos que llegan a los escritorios de la organización Catholic Charities de la Arquidiócesis de Galveston-Houston existen muchos de inmigrantes indocumentados que han sido estafados por notarios públicos y abogados. En algunos casos, personas perdieron miles de dólares y en otros no solamente perdieron su dinero sino que también la posibilidad de arreglar su estatus migratorio porque el papeleo se tramitó con errores.

Con el fervor que se ha creado por la posible aprobación de una reforma migratoria se teme que los casos de estafas se incrementen y que personas por querer adelantarse a un proceso que aún no existe “caigan en la trampa” de asesores legales que “hacen promesas falas”.

“Es muy triste ver a personas perder el dinero que con tanto esfuerzo ahorraron en un abrir y cerrar de ojos porque se confiaron de personas que no están preparadas para tramitar casos de inmigración”, dijo Wafa Abdin, vicepresidente del Departamento de Servicios Legales de Inmigración de Catholic Charities.

El riesgo de este tipo de estafas es solamente una de las preocupaciones que tienen líderes comunitarios y religiosos sobre el tema de la reforma migratoria porque saben que el camino para legalizar a las millones de personas indocumentadas que viven en las sombras aún es incierto, complicado y largo.

Con la intención de apoyar la propuesta bipartidista de reforma migratoria que recientemente fue presentada en el Senado y que actualmente se debate en la capital de este país, la organización The Metropilitan Organization (TMO) de Houston se ha comprometido a unir fuerzas para orientar a la comunidad inmigrante durante este proceso.

La TMO, que está compuesta por líderes religiosos de diferentes filiaciones, está en gran parte a favor de la propuesta de ley presentada pero mostró preocupación por el largo periodo que tendrían que esperar los aspirantes para adquirir una residencia permanente.

“Se nos hace demasiado largo el periodo que se tiene que esperar para poder tramitar una residencia porque estamos corriendo el riesgo de crear una segunda clase en nuestra sociedad. La comunidad inmigrante merece estar unida en familia, tener dignidad y los derechos que todos los demás porque han pagado el precio”, dijo el cardinal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston.

La postura de algunos funcionarios, especialmente por parte de los senadores republicanos que representan a Texas, Ted Cruz y John Cornyn, de no querer apoyar esta propuesta de ley le preocupa al TMO pero este grupo confía que con diálogo eventualmente los funcionarios texanos cambiaran su posición

“La percepción es que los inmigrantes no pagan impuestos cuando la realidad es completamente lo contrario. Los inmigrantes aportan más a nuestro estado (Texas) de lo que consumen. La realidad es que los inmigrantes indocumentados contribuyen a la economía del estado con más $17,000 millones de dólares anuales y eso debe ser tomado en cuenta por todos los políticos”, dijo el obispo Janice Riggle Huie de la organización Texas Conference of the United Methodist Church.

?>