Cuba y EEUU reanudarían el servicio de correo

Desde 1963 está suspendido el servicio postal directo entre ambos países
Cuba y EEUU reanudarían el servicio de correo
El servicio postal directo entre Cuba y EEUU está suspendido desde 1963.
Foto: AP

Washington — Estados Unidos y Cuba reanudarán conversaciones esta semana hacia la reanudación del servicio postal directo a pesar de un estancamiento entre Washington y La Habana sobre detenidos, que ha paralizado en gran medida los esfuerzos de acercamiento, dijo este lunes un funcionario estadounidense.

Cuba y Estados Unidos no tienen servicio postal entre ellos desde 1963, aunque la correspondencia ha continuado activa a través de terceros países.

Diplomáticos estadounidenses y cubanos, junto con representantes de los servicios postales se reunirán el martes y el miércoles en Washington para mantener conversaciones técnicas encaminadas a poner fin a la suspensión de 50 años en el correo directo entre Estados Unidos y la isla comunista.

El funcionario habló bajo condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar públicamente del asunto antes de que se notifique al Congreso. Los legisladores iban a ser notificados de las reuniones esta mañana, agregó el funcionario.

La reanudación de conversaciones no significa un cambio en la política de la administración de Barack Obama hacia Cuba, precisó la fuente, destacando que las conversaciones se realizan dentro del contexto de la Ley de Democracia en Cuba de 1992 y son congruentes con el interés de Estados Unidos de “promover el libre flujo de información, desde, hacia y dentro de Cuba”.

De por sí las conversaciones no tienen un significado particular, pero el hecho de que los dos enemigos de la Guerra Fría vayan a conversar, sí lo tiene. Anteriormente, ambos gobiernos se han valido de las reuniones bilaterales como un pretexto para abordar otros asuntos de mayor alcance.

En 2009, un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano viajó a La Habana para hablar sobre el servicio postal y se quedó seis días más e incluso habló en secreto con el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba. Fue la primera reunión de más alto nivel que hayan realizado ambos países en dos décadas.

Las conversaciones sobre el servicio postal y otras negociaciones sobre migración han estado estancadas desde que Washington exigió a La Habana que dejara en libertad al subcontratista estadounidense Alan Gross, encarcelado en la isla.

Gross fue detenido en diciembre de 2009 cuando llegó a Cuba a través de un programa para reforzar la democracia, financiado por la USAID. Cumple una pena de 15 años de prisión tras haber sido sorprendido llevando ilegalmente equipos de comunicaciones a la isla.

Washington ha continuado insistiendo en que no es posible que haya avances en las relaciones mientras Gross siga encarcelado. Cuba, por su parte, le ha pedido a Washington que deje libres a cuatro agentes de inteligencia cubanos que cumplen largas penas de prisión en Estados Unidos. Un quinto agente cumplió su condena a principios de este año y se le permitió regresar a Cuba después de renunciar a la ciudadanía estadounidense.

En meses recientes, los funcionarios cubanos y estadounidenses han hablado de mejorar sus relaciones de trabajo, con la rutinaria concesión de autorizaciones para que los diplomáticos de ambos países viajen fuera de las capitales del otro. Empero, aún está por verse que la distensión detrás de bambalinas vaya a dar como resultado una mejoría en las relaciones formales entre ambas naciones.