Joven británico sobrevive a caída de piso 15

Tom Stilwell, de 20 años, sufrió fracturas en una muñeca, el cuello y las costillas, sin embargo, ninguna de ellas pone en riesgo su vida
Joven británico sobrevive a caída de piso 15
Personal de emergencia acudió al lugar y quedaron sorprendidos al descubrir que Stilwell estaba vivo.
Foto: Archivo / Shutterstock

Londres – Un joven británico se recupera hoy de manera satisfactoria en un hospital de la ciudad de Auckland, en el norte de Nueva Zelanda, tras caer del piso 15 de un edificio de departamentos el fin de semana pasado.

Tom Stilwell, de 20 años, sufrió fracturas en una muñeca, el cuello y las costillas, sin embargo, ninguna de ellas pone en riesgo su vida o le podría dejar secuelas graves, como una parálisis o la incapacidad, según un reporte de la cadena británica BBC.

Fuentes del hospital Auckland City, donde está internado, informaron que Stilwell saldrá este mismo lunes de la unidad de cuidados intensivos, debido a que se encuentra bien, consciente y sonriente, aunque no recuerda nada de lo sucedido.

El accidente se registró la madrugada del domingo pasado, cuando el joven regresaba a su apartamento junto con su compañera Beth Goodwin, de 22 años, tras salir a divertirse en grupo la noche del sábado con unos amigos.

De acuerdo con la versión de la joven, Stilwell y ella se adelantaron a sus amigos y al percatarse que no traía consigo las llaves de su departamento se le ocurrió subir con la vecina del piso de arriba, el 15, que tenía luz, y pedirle permiso para descender por su balcón.

El joven, quien trabaja como transportista en Auckland, tocó a la puerta y salió la vecina, Geraldine Bautista, de 28 años, un poco dormida, a quien Stilwell le preguntó si podía usar su balcón para llegar a su departamento de abajo.

Un poco aturdida, Bautista dejó pasar a la pareja y se dirigió hasta el balcón para mostrar que era absurda esa idea, pero de inmediato, sin que las mujeres pudieran hacer algo, Stilwell saltó a la cornisa para emprender su hazaña, aunque segundos después se precipitó en caída libre.

“Pude ver en su rostro que estaba tomado, pero no borracho”, indicó Bautista, tras recordar que cuando escuchó su petición pensó que Stilwell estaba bromeando. “Pensé que al mostrarle el balcón y hacerle saber que es realmente imposible se iría, nunca pensé que treparía”, dijo.

Cuando cayó, agregó, incluso no gritó. “Sólo cayó, no puede ver, luego hubo un fuerte ruido, cayó sobre el techo de la casa del conserje del edificio, ubicada 13 pisos abajo.

Personal del Departamento de Bomberos, la Policía y el Servicio de Ambulancia acudieron al lugar y quedaron sorprendidos al descubrir que Stilwell estaba vivo, con varios golpes evidentes, pero había sobrevivido a la caída.

Bautista contó al diario The Prees, de Nueva Zelanda, que no pudo dormir toda la noche por lo ocurrido. “Fue una pesadilla. Si él hubiera muerto yo no me hubiera podido perdonar. Yo lo dejé entrar, tal vez hubiera podido ofrecerle el sofá de mi sala, en vez de abrir la ventana”.

Goodwin y otros de sus amigos que lo visitaron este lunes en el hospital aseguraron que el joven británico “tiene buen aspecto y algunas heridas que no son de cuidado, aunque no recuerda nada de lo sucedido”.

“Lo peor son las costillas. Se ha roto varios huesos, pero no son huesos importantes… Está bien. No recuerda nada… “Es tan afortunado”, expresó Goodwin.