Ancianos se enfrentan a policías en Nicaragua (fotos)

Los trabajadores retirados reclaman el pago de la pensión reducida
Ancianos se enfrentan a policías en Nicaragua (fotos)
Un manifestante forcejea con efectivos de la policía.
Foto: Archivo / AP

Managua – El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) informó hoy que no tiene dinero para pagar la pensión reducida que reclaman miles de ancianos y que ha generado escenas de violencia esta semana en Managua.

“El INSS no está en capacidad de pagar”, expuso el director del INSS, Roberto López, durante una actividad en una universidad estatal.

De acuerdo con López, el INSS necesita $95,3 millones anuales para cumplir con las demandas de los adultos mayores, pero sus reservas están en $60,7 millones por año.

Los “viejitos”, como se les llama en Nicaragua, reclaman la pensión reducida de vejez desde hace casi diez años.

Se trata de una retribución por haber cotizado menos del tiempo mínimo para retirarse, es decir entre 250 y 750 semanas.

“Ellos dicen que me regresen mis reales. Si yo les regreso los reales, les voy a regresar como 300 pesos (córdobas) unos 12,1 dólares)” mensuales, aseguró el funcionario.

López afirmó que actualmente hay 54,872 trabajadores retirados con más de 60 años de edad y que cotizaron entre 250 y 750 semanas.

Dijo que el INSS exige para la jubilación mas de 750 semanas y que el monto de los $95,3 millones está basado en que cada retirado reciba el equivalente a un salario de $133,7 dólares.

El titular del INSS mencionó que la solución al problema es “que los trabajadores logremos aumentar nuestro salario, aumentar la riqueza del país, para dar pensiones proporcionales a lo que la persona aportó”.

Aglutinados en la Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM), los ancianos se tomaron las oficinas del INSS a nivel nacional el pasado lunes.

En la sede central del INSS en Managua fue escenario de varios enfrentamientos entre ancianos y agentes policiales.

La edad y el aislamiento al que fueron sometidos los manifestantes, que sufrieron sed, hambre y enfermedades, facilitaron el trabajo de la Policía Nacional cuando decidió desalojarlos la madrugada del jueves, según dirigentes de los manifestantes.

La población ha mantenido apoyo constante a los miembros de la UNAM, colectando comida y medicinas para ellos, además de acompañarlos en sus plantones, ahora frente al edificio principal del INSS.

El gobierno inició el miércoles una campaña, aduciendo que los “viejitos” están siendo manipulados por la oposición.

Grupos derivados del partido de gobierno anunciaron marchas para contrarrestar a las manifestaciones de los ancianos para el lunes próximo.