Los brasileños están que arden

Miles protestan contra corrupción, costos del transporte y Mundial 2014

Guía de Regalos

Los brasileños están que arden
Un manifestante patea a otro para evitar que este rompa la barrera policial, durante las manifestaciones del sábado.
Foto: AP

SAO PAULO (AP) —. Más de 250.000 manifestantes antigubernamentales volvieron a tomar ayer las calles en diversas ciudades de Brasil.

Las movilizaciones continuaron a pesar del discurso en horario estelar que pronunció la noche anterior la presidenta Dilma Rousseff, una ex guerrillera izquierdista torturada durante la dictadura militar.

La oleada de protestas comenzó como rechazo al incremento del precio en el transporte, pero después se amplió a los altos impuestos, los deficientes servicios públicos y el elevado gasto de recursos públicos para organizar la Copa del Mundo de fútbol. Ahora las movilizaciones giran en torno al flagelo de la corrupción.

Según la Policía, unos 60.000 manifestantes protestaron en Belo Horizonte; 30.000 paralizaron la principal avenida comercial de Sao Paulo, y 30.000 se dieron cita al sur de Brasil.