Secretos del cigarro que debe saber

Si fuma, esta información puede ayudarle a decidir dejar este hábito que pone en riesgo su salud.
Secretos del cigarro que debe saber
Al menos 50 químicos contenidos en un cigarro tienen efectos cancerígenos.
Foto: AP

Jesús Felipe González Roldán, presidente de la Red México sin Tabaco, afirma que: “Los cigarros contienen más de 4 mil componentes químicos que, fumada tras fumada, actúan como veneno intoxicando nuestro cuerpo. Se ha demostrado que al menos 50 de esos 4 mil componentes tienen efectos cancerígenos en las personas. Tan es así, que en los mismos paquetes de cigarros aparece esta información”.

Por su peligrosidad, el especialista explica algunos de los usos que contiene el cigarro:

  • Alquitrán: Es utilizado para asfaltar carreteras.
  • Amoniaco: Es componente de productos de limpieza.
  • Arsénico: Veneno contenido en los raticidas.
  • Cianuro: Empleado como veneno.
  • Cadmio: Presente en baterías para automóviles.
  • Monóxido de carbono: Presente en los humos de escape de los automóviles.

Es importante concientizar a la gente que al fumar un cigarro está llevando hacia su cuerpo un sinfín de peligrosísimas sustancias, cuya combustión –proceso que se da al prender el cigarro y luego fumarlo- provocan una reacción química que potencializa sus efectos negativos, particularmente en el sistema respiratorio (pulmones incluidos), pero no sólo allí: también incrementan el riesgo de padecer otras enfermedades del tipo cardiovascular, además de apoplejías y enfisema pulmonar, entre otras más.

“El número de cigarrillos que se fumen al día y la edad en que se inició a fumar son los factores que determinan el mayor o menor porcentaje de riesgo para padecer cáncer de pulmón”, afirma el especialista.

El doctor González Roldán agrega que los efectos positivos de dejar de fumar se viven de forma inmediata a los pocos minutos de haber suspendido el consumo, y explica algunos de ellos:

  • 30 minutos: La presión arterial regresa a su nivel normal, también la frecuencia cardíaca, así como la temperatura de manos y pies.
  • 8 horas: Los niveles de monóxido de carbono y oxígeno se normalizan permitiendo que la respiración sea más profunda y haya una mejor oxigenación pulmonar.
  • 24 horas: Hay una disminución importante en el riesgo de morir por un ataque cardiaco y/o muerte súbita.
  • 48 horas: Los sentidos del gusto y del olfato se regeneran.
  • 3 meses: La capacidad física aumenta y las personas se cansan menos realizando otras actividades.
  • 12 semanas: Mejora la circulación sanguínea y el funcionamiento de los pulmones, se reduce el riesgo de sufrir algún evento cardiovascular.
  • 9 meses: Hay una clara mejoría del drenaje bronquial, lo que se manifiesta en la reducción de riesgos de padecer infecciones. Desaparece la tos, la congestión nasal, así como la sensación de falta de oxígeno.
  • Un año: Se reducen los catarros y molestias de garganta.

“La vida vale la pena vivirla saludablemente, es por ello que toda persona que fumó o actualmente lo hace, necesita ir a su clínica familiar y pedirle a su doctor que le realice exámenes pertinentes que le permitan conocer el estado de sus pulmones y atajar a tiempo cualquier problema asociado con el consumo de cigarro. Nunca es tarde para dejar de fumar, pero cuanto antes se haga es mucho mejor”, finaliza el experto.

Para leer:

Quiero dejar de fumar ¡para siempre!, Adriana Ortemberg, Editorial Océano.

Para ver:

El Informante (The Insider), dirige Michael Mann, Estados Unidos (1999).

Colaboración de Fundación Teletón México

“El autoconocimiento frena la soberbia”

bojorge@teleton.org.mx