Presidente y exesposa de Mandela se enfrentan por video

Mientras la salud del exmandatario se mantiene igual, hoy la prensa destaca las críticas de Winnie Madikizela-Mandela a Jacob Zuma por divulgar un video del convaleciente
Presidente y exesposa de Mandela se enfrentan por video
Winnie Madikizela-Mandela abandona el hospital en el que se encuentra su exesposo.
Foto: Archivo / AP

Johannesburgo – El expresidente sudafricano Nelson Mandela pasó hoy su noveno día en estado “crítico”, mientras las cuitas de la familia han tomado protagonismo ante la falta de novedades sobre su salud.

Al tiempo que el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, anunciaba hoy que el estado de Mandela no ha cambiado, la prensa sudafricana se hacía eco de la última polémica entre la exmujer del icono de la lucha contra el “apartheid”, Winnie Madikizela-Mandela, y el propio Zuma.

Figura destacada de la resistencia negra contra el régimen racista, Winnie criticó ayer duramente en una entrevista que el gobierno divulgara el pasado mes de abril un vídeo sobre la visita de Zuma y otros dirigentes al domicilio de Mandela.

En las imágenes, que ya despertaron entonces indignación en Sudáfrica, se puede ver a un Mandela ausente y desorientado, visiblemente molesto por los flashes de las cámaras de los presentes e indiferente a los gestos forzados de amabilidad de Zuma.

“No puedo expresar en palabras el daño que hizo a la familia”, aseguró Madikizela-Mandela, que calificó la acción de Zuma de “insensible” y “comprometedora” para la “dignidad” de su exmarido.

Madiba -nombre del clan de Mandela, por el que se le conoce en Sudáfrica- se divorció de Winnie en 1996, tras el frío recibimiento que le dispensó su mujer a su salida de prisión en 1990, después de 27 años entre rejas.

Desde la hospitalización de Mandela el pasado 8 de junio por problemas respiratorios, Winnie ha vuelto a acercarse a Madiba, a quien ha visitado prácticamente cada día en el hospital.

La controvertida Madikizela-Mandela ha sido uno de los miembros de la familia que más se ha prodigado públicamente, y también el que más mano izquierda ha mostrado con los periodistas.

Tras informar el viernes pasado de que Madiba mejoraba pero seguía “clínicamente mal”, la habitualmente volcánica segunda esposa del expresidente se puso a disposición de los reporteros y les agradeció cálidamente su atención.

Su tono amigable y conciliador contrastaba con el mostrado el día antes por Makaziwe Mandela, la hija mayor de Nelson Mandela, fruto de su matrimonio con su primera mujer, Evelyn.

En una intervención en la radio pública sudafricana, Makaziwe calificó a los periodistas extranjeros de “buitres”, y les acusó de tener una actitud “racista” con la familia.

En la misma entrevista, Makaziwe había asegurado que su padre estaba en estado “muy crítico” y que “cualquier cosa podía suceder de un momento a otro”, disparando las especulaciones sobre un inminente fallecimiento de Madiba.

Sin embargo, poco después de pronunciar Makaziwe sus palabras, la Presidencia sudafricana anunció en un comunicado que Mandela había experimentado una leve mejoría.

Makaziwe Mandela no ha sido la única allegada de Madiba en hablar públicamente sobre la situación del cabeza de familia.

Varios de los nietos de Mandela han hecho comentarios a la prensa de la evolución de su abuelo, con los que han roto también ellos el monopolio informativo sobre la salud del expresidente que tenía hasta hace poco la Jefatura del Estado.

Pero el mayor frente abierto por la familia está ahora mismo en el Cabo Oriental, la región sureña del país de donde son oriundos los Mandela.

Allí, Makaziwe Mandela, sus dos hermanas Zenani y Zindzi -hijas de Winnie y Nelson- y otros familiares se han enfrentado en varias reuniones al nieto del exlíder Mandla Mandela por los detalles del funeral de Madiba La agria disputa ha sido largamente explicada por los periódicos, y ha llegado incluso a un tribunal de la zona.

Entretanto, la actual mujer de Mandela, la mozambiqueña Graca Machel, ha sido muy alabada en Sudáfrica por su discreción, y sólo ha roto su silencio en dos comunicados, para agradecer al mundo y a Barack Obama sus mensajes de apoyo.

Viuda del presidente de Mozambique, Samora Machel, Graça tiene 27 años menos que su actual marido, con el que se casó en 1998, cuando él tenía 80 años.

“Quizá sea porque ya tiene experiencia como mujer de presidente, pero es la mejor de todos”, dijo a EFE la compatriota de Machel Arletta Tono, mientras observaba las portadas sobre Winnie, Mandla y Makaziwe de la prensa de hoy en la gasolinera de Johannesburgo donde trabaja.