Reportaje Especial: Paisanos libran guerra contra templarios en Michoacán

En Michoacán, México, se vive una lucha entre narcos y migrantes
Reportaje Especial: Paisanos libran guerra contra templarios en Michoacán
La mayoría de michoacanos que luchan en esta zona contra los narcos han estado trabajando en EEUU.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinion

LA RUANA, México.- Pelearon con sus manos el pan de cada día en Estados Unidos hasta que la vida los regresó a Michoacán. A unos, deportados; a otros, por asuntos familiares o nostalgia del terruño que los vio nacer, sin imaginar que pronto la lucha por la supervivencia incluiría las armas contra los sanguinarios Caballeros Templarios.

Nueve de cada 10 miembros de las Autodefensas de esta aislada región conocida como Tierra Caliente que se rebeló contra el crimen organizado en seis municipios desde febrero pasado, son ex migrantes o tienen parientes del otro lado de la frontera.

Hijos hermanos, padres que sufren en dos países el golpeteo de la mafia que llegó desde los años 80 para sembrar marihuana y traficar cocaína, primero, y luego para fabricar, extorsionar y convertirse en un gobierno paralelo.

Un cobrador de impuestos clandestino, aterrador y tenaz que a punta de fusiles, lanzagranadas, Uzis, AK47, carabinas mini y pistolas de diversos calibres obligó durante años a la población a pagar todo tipo de cuotas.

Por sembrar limón, por criar ganado, por tener un vehículo o una casa, por ser estudiante, por ser alcalde y hasta por existir.

De ahí no escapó el Programa 3X1 al que pedían hasta el 25% del total de presupuesto en las obras hasta que se cancelaron poco a poco; ni tampoco los pequeños negocios que abrieron los emigrantes de retorno o sus familias con las remesas para impulsar la economía de los suyos.

“Exprimieron hasta el último peso que ahorramos del otro lado durante años”, resume Hipólito Mora, de 58 años, uno de los líderes de las Autodefensas que tomaron las armas en una decenas de comunidades en abierta imitación a las Policías Comunitarias indígenas locales (Cherán y Urapicho) y del estado de Guerrero (vecinas del Pacífico).

El gobierno negoció con ellos la presencia del Ejército en la zona para calmar el despelote después de dos meses de tiroteos, más de 30 muertos y a cambio del desarme civil.

Con todo, los rebeldes no bajan la guardia. Los rifles y fusiles siempre los tienen a la mano y a sus familias en maletas, con un pie aquí y otro en la Unión Americana, porque, dicen, su problema es binacional, como el dinero que aún llega para apoyarlos.

– 4.3 millones de habitantes.

– Dos millones de michoacanos en EEUU.

– 2500 asesinatos al año.

– 39 de los 113 municipios tiene presencia de grupos delictivos como Los Caballeros Templarios, La Familia y Jalisco Nueva Generación (aliados de El Chapo).

– Primer productor de aguacate en México con 120 mil hectáreas que producen 900 mil toneladas al año con ganancias por $500 millones.

– Segundo productor nacional de limón mexicano con 37,000 hectáreas, 4,300 productores y facturación anual superior a los $100 millones.

– Siete millones de dólares anuales al programa 3X1.