Queman banderas de EEUU y UE

Hacen multitudinaria manifestación de apoyo a Evo Morales

Queman banderas de EEUU y  UE
Seguidores de Evo Morales queman las banderas de EEUU, España y Portugal, ayer, ante la embajada de Estados Unidos, en La Paz (Bolivia).
Foto: EFE

LA PAZ, Bolivia.— Vendedores callejeros y simpatizantes del presidente Evo Morales quemaron banderas estadounidenses y de países europeos frente a la embajada de Estados Unidos ayer en una multitudinaria manifestación de apoyo al mandatario cuyo avión fue impedido de sobrevolar por cuatro países de Europa la semana pasada, por sospechas de que ocultaba en la aeronave al exanalista de seguridad Edward Snowden.

Además de la bandera estadounidense, fueron quemadas las de Francia, España, Italia y Portugal en las puertas de la embajada de Estados Unidos y lanzaron petardos que estallaron en el frontis del edificio que había cerrado sus puertas. No hubo policías para resguardar el edificio y la columna se retiró en lenta marcha sin provocar mayores incidentes tras lanzar consignas en contra del Gobierno de Washington, constató un reportero de AP.

Poco más de dos horas duró el paso de la columna por la sede diplomática ubicada cerca del centro de La Paz y a tres cuadras de la residencia presidencial. La protesta paralizó el tráfico en el centro de la urbe.

“Los gremialistas estamos indignados por el sabotaje de cuatro países europeos lacayos del imperialismo que han mellado la dignidad de nuestro presidente y exigimos al Gobierno el cierre de la embajada de Estados Unidos”, dijo en un discurso Rodolfo Mansilla, líder de la organización que agrupa a vendedores informales de La Paz y de la vecina El Alto.

Mansilla dijo a sus bases que exigirán a la Asamblea Legislativa la expulsión de los representantes diplomáticos de Francia, España, Italia y Portugal en caso de que no se disculpen ante el Gobierno boliviano.

Morales acusó a Washington de haber tramado el complot en su contra en complicidad con los cuatro países que el martes de la semana pasada le negaran el paso por su espacio aéreo obligando a desviar su aeronave a Viena, Austria, donde el mandatario estuvo varado poco más de trece horas. El jueves, ante una asamblea popular de sus seguidores, Morales dijo que no temblará la mano si decide cerrar la embajada estadounidense.

Mientras la columna de manifestantes desfilaba lanzando consignas, en cancillería fueron convocados los embajadores de España, Francia e Italia. El cónsul de Portugal llegará desde su sede en Perú en las próximas horas.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, declaró en el palacio presidencial que la cancillería de su país convocó a los embajadores de España, Francia e Italia y al cónsul de Portugal para “expresar una protesta” y reclamar “una explicación sobre lo sucedido con el avión presidencial”.

El embajador de España en Bolivia, Angel Vázquez, fue el primero en llegar a la cancillería por la mañana, tras terminar sus explicaciones declaró a la prensa que fue “algo genérico”.

También estuvo convocado el embajador de Rusia, Alexéi Sazonov, quien en acto en la cancillería por la tarde declaró que “la guerra fría continúa. Algunos países, no ven que el mundo cambia”.

Al acabar el acto, la prensa abordó al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en La Paz, Larry Memmott, quien declinó dar algún comentario.

Los presidentes de Argentina, Ecuador, Venezuela y Surinam, junto a Morales se reunieron en Cochabamba, Bolivia, el jueves para manifestar su solidaridad al gobernante boliviano y firmaron una resolución para exigir a esos países a que se disculpen con el gobierno boliviano.

Tras el incidente con su aeronave, Morales anunció el sábado que si Snowden se lo pide, le otorgará asilo en Bolivia en protesta por el bloqueo aéreo y por razones humanitarias. Sin embargo, su canciller David Choquehuanca aclaró el domingo que no llegó un pedido oficial del ex analista requerido por el Gobierno de su país por revelar secretos de estado.

La Organización de los Estados Americanos convocó el martes a un consejo extraordinario en Washington para analizar lo sucedido con Morales y escuchar un informe del gobierno boliviano sobre el incidente, dijo Dávila.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos están en su peor momento desde la expulsión del embajador estadounidense en La Paz en 2008 por supuesta confabulación con los opositores, a lo que siguió la salida forzada de otras agencias de cooperación de ese país, entre ellas la DEA.

El senador opositor Herman Antelo comentó el lunes que el gobierno busca capitalizar políticamente el incidente para levantar la imagen de Morales cuya popularidad ha mermado en el último tiempo.