Día clave en el Congreso

Hoy empieza el debate migratorio en esta cámara; crece la presión
Día clave en el Congreso
Presidente del Congreso, John Boehner, R-Ohio.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— El Congreso enfrenta hoy un día decisivo en el futuro de la reforma migratoria. Los congresistas republicanos evaluarán el camino a seguir para debatir una legislación, en medio de una intensa presión medial y de grupos pro inmigrantes.

La frase ya se está haciendo recurrente en el Capitolio: “No me gustaría estar en los zapatos del presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (R-OH)”. Por un lado tiene al extremo de su partido, que no acepta nada que se acerque a la legalización. En el otro, enfrenta las amenazas que auguran un futuro político fatídico si no permite un voto con esta opción.

Hoy miércoles Boehner liderará una reunión especial en la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes para discutir este tema. Ayer reiteró que su asamblea “no votará el proyecto de ley del Senado” y aseguró que la manera adecuada de abordar la discusión migratoria es “paso a paso”.

“Habrá una conversación con nuestros miembros sobre cómo avanzaremos. Tenemos un sistema roto, trabajadores indocumentados en números récord. No podemos hacer la vista gorda a este problema”, dijo.

El encuentro republicano no se dará en calma. Desde temprano grupos pro inmigrantes liderarán movilizaciones a favor de una reforma. Cerca de 500 dreamers y sus padres comenzarán el día con una ceremonia aspiracional de ciudadanía.

Al mediodía un grupo de voluntarios llevará paquetes de ayuda a todos los congresistas republicanos, recordándoles cómo su postura puede hacer la diferencia en el futuro de su partido.

Finalmente, se espera que cientos de personas participen en una manifestación organizada por Casa de Maryland para demostrar el amplio apoyo al proyecto de ley del Senado.

Grupos como Americas Voice ya han iniciado la presión política. Ayer presentaron una encuesta en conjunto con Latino Decisions, donde identificaron 44 escaños pertenecientes a republicanos, donde la influencia del voto latino podría impactar el resultado de las elecciones en 2014.

Grupos como CHIRLA ya han presionado a nivel local con este argumento. Su directora ejecutiva, Angélica Salas, enfatizó que el “futuro político de los 15 republicanos que representan a California dependerá de cómo actúen en este debate. Deben romper con la línea de su partido y luchar por su sobrevivencia”, aseguró.

Ayer los senadores demócratas que escribieron el proyecto de ley y los miembros de su partido en la Cámara Baja se reunieron para debatir estrategias sobre inmigración.

El senador Charles Schumer (D-NY) delineó cinco posibles estrategias que Boehner puede tomar para llevar la reforma migratoria a un voto y dejó claro que un proyecto de ley “sin un camino a la ciudadanía es inaceptable para los demócratas en el Senado”.

Varios congresistas mostraron no sentirse cómodos con los cambios en seguridad fronteriza incluidos en el proyecto de ley del Senado. Sin embargo, el presidente del Caucus Demócrata, Xavier Becerra (D-CA), aseguró que si la reforma tiene un camino a la ciudadanía, contará con el apoyo de sus colegas.

“Hay algunos miembros de distritos fronterizos que no quieren ver interrumpido el intercambio comercial y social que se da en esa zona. Yo comprendo eso y lo comparto, pero apoyamos una reforma justa”, concluyó.

Por el lado de la Casa Blanca, hoy el Presidente se reunirá con el Caucus Hispano en la Casa Blanca, para hablar sobre inmigración.