Canadá: fue error humano

Jefe de empresa de ferrocarriles culpa a empleado del accidente
Canadá: fue error humano
El tren de la empresa Montreal, Maine & Atlantic Railway quedó sin control y corrió cuesta abajo antes de descarrilarse.
Foto: AP

EDITORES: ACTUALIZA con visita y declaraciones del jefe del ferrocarril. Agrega foto. AP Video. Con AP Fotos.

LAC-MEGANTIC, Canadá — El director general de la empresa ferrocarrilera cuyo tren se accidentó en un pueblo de Quebec, con un saldo de por lo menos 15 muertos, culpó del accidente a un empleado que no activó debidamente los frenos.

Edward Burkhardt, presidente del directorio y director general de la matriz ferrocarrilera Rail World Inc. habló ayer durante su primera visita al poblado donde unas 60 personas siguen desaparecidas después del accidente del sábado.

“Nos preguntábamos si el freno de mano fue activado”, dijo Burkhardt. “No creo que ningún empleado haya desactivado los frenos. No los activaron”. El ejecutivo dijo que el ingeniero del tren ha sido suspendido sin sueldo.

“Creo que hizo algo mal. Es difícil explicar por qué alguien no hace algo. Creemos que aplicó los frenos parcialmente, pero definitivamente no los aplicó a su nivel debido”, explicó Burkhardt. “La persona en cuestión dijo que aplicó 11 frenos de manos y creemos que eso no es cierto. Al principio le creímos, ya no”.

Burkhardt, quien llegó con una escolta policial y fue abucheado por vecinos, dijo que se había quedado en Chicago para hacer frente a la crisis en su oficina, desde donde es más fácil comunicarse con aseguradoras y funcionarios en diferentes lugares durante lo que describió de días de trabajo de 20 horas.

El ejecutivo prometió una respuesta adecuada a la crisis humanitaria.

En una conferencia de prensa poco antes que Burkhardt llegara a Lac-Megantic, la primera ministra de Quebec, Pauline Marois, criticó la respuesta de la empresa a raíz del desastre.

“Nos hemos dado cuenta de que la compañía ferrocarrilera no ha estado en el lugar y no se ha comunicado con el público”, dijo Marois, quien anunció la creación de fondo de 60 millones de dólares para ayudar a las víctimas en Lac-Megantic y reconstruir el pueblo.

Michel Forget, inspector general de la Policía de Quebec, dijo que adelantaban una investigación penal de amplio alcance pero que habían descartado el terrorismo como causa del desastre.

Forget dijo que numerosas posibilidades siguen bajo investigación, como la negligencia penal. Otros funcionarios han planteado la posibilidad de que alguien manipuló los sistemas del tren antes del accidente del sábado.

“Tenemos una tarea enorme por delante”, dijo Forget. “No estamos en la etapa de arrestos”.

El centro del distrito comercial del pueblo se considera una zona de investigación forense y está aislada por un perímetro policial, no sólo los 30 edificios arrasados por el incendio que provocó la explosión del tren, sino también muchas manzanas adyacentes.

En la calle principal del pueblo —Rue de Laval— la policía colocó un camión cerca del perímetro, lo que evitó que muchos periodistas pudieran tomar fotos y videos de las operaciones de búsqueda por parte de unos 200 agentes.

Los policías dejaron en claro que la búsqueda de los desaparecidos era abrumadora y dijeron que dos agentes fueron retirados del sector debido a preocupaciones por su estado físico.

“Es un entorno muy peligroso”, dijo el sargento Benoit Richard, de la Policía Provincial de Quebec. “Tenemos que velar por la seguridad de los que trabajan aquí. Hay zonas peligrosas, en algunas hay gas”.

El tren de la empresa Montreal, Maine & Atlantic Railway quedó sin control a primeras horas del sábado y recorrió cuesta abajo en la oscuridad casi 11 kilómetros (7 millas) antes de descarrilarse a 101 kmh (63 mph) en Lac-Megantic, en la zona este de Quebec cerca de la frontera con Maine, dijeron los investigadores. Todos menos uno de los 73 vagones transportaban petróleo. Por lo menos cinco vagones explotaron.