Nissan Altima, a prueba de manejo

Altima mantiene un alto valor de reventa, además que su rendimiento y comodidad.
Altima mantiene un alto valor de reventa, además que su rendimiento y comodidad.
Foto: Nissan

Introducción

El Altima se fabrica exclusivamente en los Estados Unidos y se vende oficialmente en América del Norte y del Sur, así como el Oriente Medio. En otros mercados, Nissan vende un sedán de tamaño relacionado llamado el Nissan Teana que las franjas horarias entre el Altima y Maxima en términos de tamaño.

El nombre Altima se refería originalmente a una línea superior del Nissan Leopard para el mercado japonés en 1986, seguido del Laurel, coche de tamaño medio Nissan vendidos en América Central y el Caribe antes de 1992.

El primer Altima salió de la línea de montaje el 15 de junio de 1992, como un modelo 1993. Todos Altima se habían construido en Smyrna, Tennessee, hasta junio de 2004, cuando Nissan Canton, Mississippi, la planta comenzó a producir Altima adicionales para satisfacer la alta demanda.

A partir de este año el Altima también estará a la venta en otros mercados, particularmente el Oriente Medio, donde sustituye a los modelos L32A de cuarta generación y el mercado australiano por primera vez en sustitución de la Nissan Maxima J32 (Teana). En China y otros mercados asiáticos, el Nissan Altima L33 será la tercera generación del Nissan Teana.

En su lucha por el primer puesto de ventas en Estados Unidos el Nissan Altima ha superado al Toyota Camry en los primeros meses del 2013.

Mi opinión a las 7,500 millas

Después de conducir el Altima a largo plazo, tengo mis ideas sobre la transmisión también. Para mí, en comparación con algunas transmisiones automáticas convencionales, la CVT en el Altima se siente suave. La forma en que la CVT hace que el sonido del motor en aceleración con el acelerador totalmente abierto en una carretera no la encontraba divertida, pero siempre podía poner la transmisión en el modo deportivo, lo que hace que el vehículo sea más sensible. En un camino sinuoso, es CVT del Altima es una opción óptima.

La nueva CVT tiene un 70% de partes nuevas, con una excelente respuesta del motor y consumo, con 40% menor fricción y siete relaciones. La transmisión CVT cambia con una rapidez inesperada. Además, el escalonamiento es muy bueno, pues cambia muy rápido y el motor cae realmente poco de vueltas aprovechando el mejor rango de entrega de par.

En este punto se percibe ágil pero no contundente. En contraste, la dirección transmite muy poco, anestesiada, al más puro estilo americano y si bien el empleo de aceros de alta resistencia y menor peso colaboran, nuevamente el confort predomina.

Por dentro hay una considerable evolución en calidad de materiales y ensamble. Si bien no está al nivel de los autos de corte premium, se acerca con el uso de piel, buenos plásticos y un agradable look en general. Todo lo que se toca da una buena sensación, aunque el volante podría ser más robusto para ir acorde con el poderoso motor V6 que lleva.

Aunque la versión del Nissan Altima de 3.5 litros y 6 cilindros no genera casi tanto como los 255-hp del Maxima, este es más ligero y se siente tan rápido como su hermano mayor. A pesar de que ha crecido dramáticamente en su reciente rediseño, ahora mide un poco más que los grandes del segmento como el Honda Accord y el Toyota Camry, y con 3,361 libras el Altima es el segundo carro más ligero del segmento.

A las 7500 millas solo le hice un cambio de aceite. Cuando éste salió se veía todavía claro. Pudiera ser por el uso de la gasolina premiun, pero podía haber seguido con este aceite mucho más. He visto autos que llegan a las 100,000 millas y jamás han pasado por el mecánico, y quizás es solo por usar gasolina premium en buenos vehículos como el Altima.

La computadora de viaje, el “Nissan Assistant Display” me acompaño en todo momento. Esta integra la navegación satelital, la conexión al teléfono via Bluetoooth, el sistema de audio “pandora” (excelente) y la búsqueda por Google, todo es fácil y rápido ya que la pantalla es táctil de alta resolución.

Se viaja con comodidad. Suficiente para cinco y no decepcionará a quienes lo acompañen a su paseo. La superficie acristalada es amplia y la posición sentada es más alta que en la anterior generación, por lo que no hay sensación claustrofóbica, es mas se siente todo lo contrario. Con la ayuda de investigación de la NASA, los asientos fueron diseñados para aliviar los puntos de presión comunes y mejorar la comodidad para los viajes largos. Los mismos están diseñados a “gravedad cero”.

Sin lugar a dudas Altima se coloca como una de las opciones a considerar si lo que se busca es confort, calidad de marcha y espacio interior en un paquete que denota un mayor lujo a lo visto en generaciones anteriores.

Conclusión

Hizo viajes largos y siempre lo sentí cómodo, su rendimiento es óptimo, y su andar es muy suave en la carretera. Fue duro verlo irse, pero luego de 7500 millas puedo decir que el Altima es una de las mejores opciones del mercado, por su robustez, economía, transmisión excepcional y un valor de reventa que está al tope de la lista de su categoría.

Precio: Desde US $21,700 hasta US $ 30,500

Consumo: 22mpg ciudad, 30 mpg carretera el de 6 cilindros

27mpg ciudad, 38 mpg carretera el de 4 cilindros