Rubio se aparta del grupo de los ocho

Sus colegas buscan apoyo para el plan de reforma en el Congreso

Rubio se aparta del grupo de los ocho
DREAMers y sus padres toman juramento en una ceremonia ficticia frente al Capitolio este mes. El Congreso trata de impulsar ahora el Dream Act.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— Los autores del proyecto de ley sobre reforma migratoria están guiando a grupos de interés para presionar a los republicanos en la Cámara de Representantes y lograr su apoyo durante el receso legislativo.

El martes, siete de los legisladores que escribieron la propuesta de inmigración en el Senado se reunieron con un grupo amplio de líderes de empresas, tecnología, católicos, evangélicos y sector agrícola y expusieron una lista de 121 republicanos que podrían ser persuadidos para apoyar un plan.

El senador Marco Rubio (R-FL) fue el único que no asistió a la reunión. “El trabajo del Senado ha creado una oportunidad importante para que la reforma avance más en la Cámara de Representantes, pero se les debe dar la deferencia de seguir su propio camino”, explicó Alex Burgos, vocero del legislador.

Durante el encuentro los senadores les pidieron que contactaran a sus representantes locales e impulsaran la medida.

“Fue una buena reunión a nivel de organización. La presión más efectiva no vendrá de nosotros ni del Presidente Barack Obama, sino de su gente allá en sus distritos. Es un trabajo que se hará durante lo que resta de julio y agosto”, explicó el vocero del senador Michael Bennet (D-CO), Adam Bozzi.

“En un esfuerzo para ampliar el apoyo para una reforma migratoria en la Cámara de Representantes, los legisladores se reunieron con partidarios de la propuesta y discutieron cómo difundir el tema, explicando por qué es bueno para los representantes, sus distritos y el país”, dijo el vocero del senador Charles Schumer (D-NY), Matt House.

La presión no termina aquí. Un grupo de 15 gobernadores demócratas enviaron una carta ayer al presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (R-OH). En la misiva figuraron los líderes de Colorado, Maryland, Hawai, Arkansas, Delaware, Connecticut, Illinois, Kentucky, Massachusetts, Minnesota, Oregon, News Hampshire, Vermont, Rhode island y Washington.

“Existe un fuerte apoyo para una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía […] Esto no es sólo una política adecuada para nuestra nación, pero tiene sentido desde la perspectiva económica”, explicaron.