Sale caro mejorar las cárceles

Supervisores del condado piden al Sheriff explicación sobre su propuesta

Sale caro mejorar las cárceles
Miembros de Californianos Unidos por un Presupuesto Razonable (CURB) por un Presupuesto Razonable (CURB), protestaron contra las propuestas carcelarias.
Foto: Suministrada

La junta de supervisores del Condado de Los Ángeles, exigió ayer al departamento del Sheriff a que entregue un análisis en los próximos 30 días, sobre cómo mejorar la situación en las cárceles del condado.

Esto antes de considerar la petición del Sheriff Lee Baca de renovar y construir nuevas instalaciones carcelarias y brindar servicios de salud mental a prisioneros, a un costo aproximado de entre 1,400 y 1,700 millones de dólares.

“Si vamos a gastar tal cantidad de dinero, necesitamos tener una reconfiguración adecuada de realmente quiénes son nuestros prisioneros, por categorías, y cuántas camas realmente se necesitan para cumplir con la ley”, dijo la supervisora del condado Gloria Molina, quien bombardeó a funcionarios del Departamento de Detención del condado con preguntas. “En este momento estamos tomando decisiones a ciegas y eso no puede seguir así”, expresó.

Molina enfatizó que un gasto de tal magnitud tendría que garantizar que los prisioneros cumplan sus condenas, si bien no en un 100%, a por lo menos un 60 o 75%. Actualmente estos no cumplen ni siquiera un 40% del tiempo de condena. Terri McDonald, asistente del Sheriff, indicó que estos en promedio cumplen en promedio solamente con un 20%, o un máximo de 40% de sus condenas. Esto por falta de espacio en las cárceles.

“Me preocupa que un prisionero salga de la cárcel, solo porque no hay espacio suficiente”, señaló. “La mayoría de estos regresan a las comunidades a las que yo sirvo, y mi trabajo es garantizar su seguridad”, sostuvo la representante del distrito 1 del condado, que abarca las ciudades como El Monte, Huntignton Park y Montebello.

Molina mostró además preocupación en invertir en la reconfiguración de las cárceles con la seguridad de que el condado no vuelva a ser demandado por violar los derechos civiles de los prisioneros, como ocurrió con la demanda de ACLU sobre la cárcel central de hombres.

Otra gran preocupación es cómo acomodar en las cárceles a prisioneros con enfermedades mentales, cuyo población se espera aumente en un 50% en los próximos 5 años, de acuerdo con el Departamento de Salud Mental.

Miembros de la coalición Californianos Unidos por un Presupuesto Razonable (CURB), apoyados por la organización defensora de los derechos civiles ACLU, protestaron ayer, ante la junta de supervisores, ante las propuestas del centro de Detención del Condado.

“El verdadero crimen sería si el condado encierra a más personas con enfermedades mentales… necesitamos más servicios psiquiátricos adecuados en la comunidad, no una cárcel que costará miles de millones de dólares”, declaró Patrisse Cullors de la Coalition to End Sheriff Violence.

El departamento de Detención del condado, se apoyó en la presentación de cuatro propuestas de expansión y remodelación de la compañía constructora Vanir, que recomienda además la demolición de la cárcel central de hombres, ya que según esta, sería más costoso remodelarla que reconstruirla.

“Es un decisión compleja y será costosa”, precisó Mcdonald.