Juan José Campanella desea meter otro gol cinematográfico con ‘Metegol’

La cinta de Juan José Campanella promete ser un 'golazo'

Juan José Campanella desea meter otro gol cinematográfico con ‘Metegol’
El filme del director argentino Juan José Campanella, será lanzada en español con el título de 'Futbolín'.
Foto: AP

EDITORES: Amplía línea de AP Fotos.

BUENOS AIRES, Argentina.— Si de fútbol se trata Metegol, la cinta animada en 3D de Juan José Campanella, promete ser un “golazo”.

La película, que se estrenó en Argentina el 18 de julio, tiene la calidad técnica de los mejores estudios internacionales, pero además mezcla en dosis casi perfectas entretenimiento, diversión y emotividad, el campo donde mejor se mueve el premiado director argentino.

Metegol (Foosball en inglés) es ante todo una buena historia que habla sobre la fraternidad, el amor y los grandes ideales. Pero también es una apuesta muy ambiciosa para dejar un sello distintivo en el mercado internacional de la animación, donde compiten grandes jugadores como Pixar, DreamWorks y Weta.

Campanella reconoció ante a los periodistas que de haber sabido lo que iba a costar este proyecto lo más seguro es que no lo hubiera concretado. Metegol costó unos 20 millones de dólares, lo que la convierte en la producción más importante hoy en Argentina y en América Latina. Aun así, sigue estando lejos de los 170 millones de dólares que llegan a costar este tipo de producciones en Estados Unidos.

Pero el deseo se impuso a los obstáculos y Campanella finalmente debutó en “el primer género” que le gustó “en la vida”, según él mismo reconoce.

“Siento un gran alivio; en el cine no existe la felicidad sino el alivio”, explicó el director después de la proyección ante la prensa de esta coproducción hispano-argentina que será distribuida internacionalmente por el sello Universal.

“Con la película nos fuimos entusiasmando de a poco y fue creciendo el nivel de exigencia propia; nos dimos cuenta que podíamos hacerlo”, afirmó el director de El secreto de sus ojos, ganadora del Oscar a la mejor cinta de lengua extranjera en 2010.

Metegol es un canto a la vida sencilla, a la gente anónima que no necesita del estrellato para brillar con luz propia. Para ello, el director se vale de lo que representa hoy en día el ambicioso mundo del futbol y parodia a las estrellas agrandadas. En contraposición, reivindica a los jugadores de barrio que ponen por delante la unidad y el sentido de equipo.

El protagonista del filme es Amadeo, que trabaja en un bar, juega al metegol mejor que nadie y está enamorado de Laura. Su rutina se viene abajo cuando Grosso, un joven del pueblo convertido en el mejor futbolista del mundo, vuelve dispuesto a vengarse de la derrota que sufrió con Amadeo años atrás jugando al metegol.

El único propósito de ese bravucón es destruir a su rival, quedarse con Laura y convertir el pueblo en un parque temático. Durante la destrucción que encabeza, las figuritas del metegol cobran vida y ayudan a Amadeo a recuperar el lugar donde vive y a jugar el partido más importante de su vida, en el que el protagonista sufre una derrota pero gana para siempre la gloria y la dignidad.

El filme está inspirado en un cuento del fallecido escritor y humorista gráfico argentino Roberto Fontanarrosa. Campanella inventó una nueva historia a partir de ese cuento, para lo cual contó con la ayuda del productor Gastón Gorali y de Eduardo Sacheri, autor del libro en que se basó El secreto de sus ojos.

“La película consiste en mostrar otras cosas que bajo las luces rutilantes del futbol no se ven; no sé si hay un mensaje buscado, sí una forma de ver la vida que está plasmada”, dijo Sacheri.

En el filme participaron unos 50 profesionales de animación, entre los que se encuentran principalmente hispanoamericanos. Sergio Pablos fue el supervisor de este equipo con sede principal en Buenos Aires. El reconocido animador fue creador de la historia que inspiró la exitosa comedia Despicable Me (Mi villano favorito), filme animado en 3D de Universal Pictures e Illumination Entertainment.

Ha sido “un gran trabajo de los animadores. Las actuaciones son muy realistas… Esta es la primera película de este nivel que se hace sin inversión de Estados Unidos, será interesante ver lo que pasa”, dijo Campanella, autor entre otras de Luna de Avellaneda, El hijo de la novia y El mismo amor, la misma lluvia.

Las voces de los personajes principales son de los conocidos actores argentinos Pablo Rago, Miguel Ángel Rodríguez, Fabián Gianola, Horacio Fontova, Diego Ramos, David Masajnik y Lucía Maciel; el propio Campanella pone voz a un personaje secundario de la película. En tanto, el tema original del film, Me vieron cruzar, fue compuesto e interpretado por el dúo puertorriqueño de música urbana Calle 13.

Algunas figuritas del metegol de Amadeo, una vieja máquina inspirada en las que hoy sobreviven en bares de pueblos de España y Argentina, evocan a famosos jugadores latinoamericanos de los años 70 y 80, como el argentino Jacinto Leopoldo Luque o el colombiano Carlos Valderrama. Todos tienen una personalidad o característica fisionómica que los diferencia. Uno de ellos es el líder nato, un segundo es el filósofo y un tercero el vanidoso.

Los actores trabajaron sus interpretaciones como si se tratara de la puesta en escena de una obra teatral, mientras eran filmados por cámaras de vídeo, imágenes que luego sirvieron para el proceso de animación.

Campanella, que apareció ante los periodistas junto con el elenco del filme, elogió el “trabajo de improvisación” de los actores, porque enriqueció el diálogo entre los personajes y la historia.

La producción estuvo a cargo de Jempsa, de Argentina, y Plural-Jempsa, de España, entre otras empresas. Los productores ejecutivos son 100 Bares Producciones, de Campanella, y CatmanduEntertaintment, de Gastón Gorali.

Después de su estreno el 18 de julio en Argentina, Metegol llegará a España en diciembre y en los meses siguientes a Rusia y a países de Latinoamérica. Se espera que también llegue a Estados Unidos.

En Uruguay el filme no se doblará, ya que en ese país se habla un castellano muy parecido al de Argentina. En España se doblará en el castellano de allí y se llamará Futbolín. Es muy posible que se distribuya en un español neutro en el resto del mercado hispanoparlante.

A una pregunta sobre qué imagen de Argentina debería llevarse el público que vea su película, Campanella respondió muy convencido.

“Me gustaría que pensara que, cuando queremos, las cosas se hacen bien.”