Causas de los calambres en las piernas

Estos espasmos se producen debido a contracciones repentinas de los músculos de la parte inferior de las piernas y de los pies
Sigue a La Opinión en Facebook
Causas de los calambres en las piernas
Los músculos de la pantorrilla son los que se ven involucrados con más frecuencia en este tipo de espasmos.
Foto: Esta imagen es una obra derivada de 6 por allnightavenue, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución "Sharealike" en http://www.flickr.com/photos/allnightavenue / 5438782380/

Si siente con frecuencia calambres en los músculos de sus piernas, sepa en primera instancia que se trata de un trastorno muy común en las mujeres mayores de 50 años y, para su tranquilidad, no se vincula a ninguna enfermedad peligrosa. Se trata de espasmos repentinos que tensan el músculo y producen un fuerte dolor. ¿A qué se deben? Son muchas las causas pero lo importante es que todas tienen tratamiento.

Por lo general, los calambres en las piernas son más frecuentes durante la noche, principalmente en los dos extremos del descanso, ya sea justo cuando está entrando en las primeras etapas del sueño como cuando apenas se despierta. Si bien no hay una única causa, la mayoría de ellas son adjudicadas a los malos hábitos de alimentación y el hecho de llevar una vida sedentaria.

Los principales problemas alimenticios están vinculados con los malos hábitos que impiden al individuo mantener una dieta saludable. En el caso de los calambres, lo que usted coma jugará un papel fundamental, ya que si el cuerpo no recibe suficiente potasio (hipopotasemia) o le falta calcio en la sangre (hipocalcemia) las contracciones musculares nocturnas serán más frecuentes.

Además, hay otros dos factores que influyen de manera negativa: la deshidratación y la obesidad. La primera está vinculada a la realización de actividad física frecuente o a la ingesta tanto de medicamentos diuréticos como de bebidas alcohólicas, que tienen un efecto similar en el organismo. La obesidad, en tanto, genera una situación similar ya que al forzar los músculos de las piernas a soportar peso extra, les provocan un desgaste superior que derivará en la aparición de los calambres.

Eso no es todo. Tener una vida sedentaria también es un problema. Si usted pasa largo tiempo de pie sobre un piso duro o sentada sin mover sus piernas, es más propensa a sufrir calambres durante la noche. Esto ocurre porque la circulación sanguínea no es la correcta y los músculos se desacostumbran a los movimientos fuertes. Ante tal situación, un espasmo de sus piernas derivará en calambre.

La solución a este trastorno depende exclusivamente del compromiso que asuma frente al cuidado de su cuerpo. Así, equilibrar la ingesta de alimentos ricos en calcio y potasio con una hidratación con base en agua y jugos naturales, predispondrá su cuerpo para lograr un mejor descanso durante la noche. Si el problema persiste es recomendable que realice ejercicios de estiramiento unos minutos antes de acostarse a dormir.