Mi Pueblo en apuros económicos

La popular cadena de supermercados latinos solicitó la protección del Capítulo 11 de la ley de bancarrota dejando a casi todos sorprendidos, menos a un ex empleado y al sindicato UFCW5
Mi Pueblo en apuros económicos
Ex trabajadores de Mi Pueblo en una protesta realizada en 2011.
Foto: Juan Carlos Sierra / Archivo El Mensajero

Hace unos días nos desayunamos con la noticia de que los supermercados Mi Pueblo solicitaron la protección del Capítulo 11 de la ley de bancarrota con el fin de reorganizar la empresa. Lo último que uno hubiera pensado al entrar a alguno de los bien surtidos supermercados es que el negocio estaba en apuros económicos.

La portavoz Perla Rodríguez dijo a través de distintos medios que Mi Pueblo seguirá operando con normalidad. Que no van a cerrar tiendas ni a despedir empleados. Pero a uno le queda la duda de que si todo va a seguir como si nada entonces para qué recurrir a la bancarrota.

De acuerdo al Silicon Valley Business Journal los problemas económicos de Mi Pueblo se originaron en parte debido a una auditoría federal de inmigración que provocó que la empresa tuviera que contratar a empleados con papeles en regla (no indocumentados).

Según la nota del Business Journal (http://www.bizjournals.com/sanjose/news/2013/07/22/mi-pueblo-files-for-chapter-11.html) eso habría incrementado los gastos de nómina de Mi Pueblo y los habría puesto en aprietos para cumplir con sus compromisos de crédito.

A través de un comunicado enviado a la redacción de El Mensajero, el sindicato UFCW5 (United Food and Commercial Workers) expresó que los trabajadores no están sorprendidos por la quiebra de la cadena de supermercados.

Víctor Blanco, ex empleado de Mi Pueblo citado en el comunicado de UFCW5, dijo: “Cuando muestras una completa falta de empatía por tus empleados significa que no valoras las cosas. Hemos visto una y otra vez lo insensible que es la compañía, yo creo que (…) pensaron que podían salirse con la suya con cualquier cosa, incluso con no pagar sus cuentas”.

Da pena ver a un empresa latina que parecía tan floreciente en problemas económicos, pero todavía da más pena pensar en lo que harán los empleados que se queden sin trabajo si alguno de los supermercados cierra.

Según el Silicon Valley Business Journal Mi Pueblo tuvo ganancias por 350 millones de dólares el año pasado y cuenta con 21 supermercados. Si usted tiene dudas sobre la quiebra, yo también.