Dodgers imponen marca: 13 triunfos

El cuadro angelino blanquea y opaca un récord impuesto por los Robins en 1924

Con el festejo estilo Dodgers: Carl Crawford, Andre Ethier y Skip Schumaker celebran.
Con el festejo estilo Dodgers: Carl Crawford, Andre Ethier y Skip Schumaker celebran.
Foto: AP

CHICAGO (AP).— Chris Capuano aceptó seis hits esparcidos a lo largo de su labor de seis entradas y un tercio, y los Dodgers de Los Ángeles impusieron un récord del equipo con su 13ra victoria seguida como visitantes, al blanquear ayer 3-0 a los Cachorros.

Los Dodgers, que no han perdido en parque ajeno desde el 6 de julio, cuando cayeron en San Francisco, eclipsaron una marca impuesta en 1924 por los entonces Robins de Brooklyn.

Con la pizarra en 1-0, Carl Crawford produjo dos carreras mediante un sencillo en la sexta entrada. En la tercera, Jerry Hairston Jr empujó con otro sencillo la primera carrera de Los Ángeles, líderes de la División Oeste de la Liga Nacional, quienes tienen una foja de 13-2 desde la pausa por el Juego de Estrellas y han ganado 30 de sus últimos 37 compromisos.

Capuano (4-6) aportó su segunda buena actuación en forma consecutiva y su tercer buen trabajo en cuatro salidas.

Ponchó a cinco rivales y regaló solo un boleto, antes de que cuatro relevistas de los Dodgers completaran la faena.

Kenley Jansen resolvió a la perfección el noveno episodio para su 16to salvamento en 19 oportunidades.

Jeff Samardzija (6-10) permitió tres carreras en seis innings, y Chicago sufrió su tercer tropiezo al hilo. El serpentinero admitió siete hits, expidió cinco pasaportes y golpeó a un bateador, aunque recetó nueve ponches.

Yasiel Puig pegó un par de sencillos y anotó una carrera. El cubano se ha embasado en 12 de los últimos 14 juegos, en siete de los cuales ha conectado más de un inatrapable.

Puig salió lesionado en el octavo inning debido a molestias en su muñeca izquierda, en la que se golpeó al chocar contra la pared del jardín derecho, en el tercero, buscando un elevado de Samardzija.

El mánager Don Mattingly indicó que no esperaba que fuera nada grave la lesión del novato sensación del equipo.

“El golpe fue duro, pero pudo seguir jugando hasta que ya no era necesario. Su situación la vamos a evaluar día a día. Mañana [hoy] cuando llegue veremos cómo sigue y si puede jugar, pero no lo vamos a forzar”, dijo Mattingly.

Al preguntarle acerca del nivel del dolor en la cual tenía hielo tras el juego, Puig dijo: “Sí me duele un poco, pero puedo jugar así. No es nada, como lo que me pasó este año, cuando me lesioné en doble A”.