Kershaw firma la barrida: 8-2

En casa, los Dodgers arrollan a Rays y aumentan más la ventaja sobre Arizona

Kershaw firma la barrida: 8-2
A.J. Ellis anota tras sencillo de Clayton Kershaw, mientras el catcher de los Ray, José Lobatón, toma tarde la bola en el segundo inning.
Foto: AP

Los Dodgers fueron de nuevo una máquina perfecta de alta producción ofensiva y pitcheo imbateable, para derrotar 8-2 a los Rays de Tampa y consolidar su dominió en la División Oeste de la Liga Nacional.

Clayton Kershaw dio otro recital y anduvo perfecto hasta la quinta entrada para dejar su marca en (11-7) y los Dodgers batearon 14 imparables para barrer la serie ante un rival de alto vuelo en la Liga Americana.

Cuando ya los bates pesados de Dodgers habían agotado un turno, llegó como noveno al bate Kershaw que encontró a Ethier y a A.J. Ellis en las bases, para sacudir un leñazo largo, a zona de Zobrist, que trajo dos a home para inaugurar la pizarra y poner el 2-0.

Ellickson, el lanzador de Tampa, se metía temprano en problemas y lo aprovechó Crawford para darle otro imparable.

El daño lo completó Mark Ellis, con un doble larguísimo que remolcó a Kershaw para firmar el 3-0 transitorio.

Todo el daño ocurrió con dos outs. Adrián González fue el tercero fuera y Yasiel Puig se quedó en zona de espera.

En lo bajo de la tercera abrió la ofensiva Yasiel Puig con doble. Ethier con elevado fue el primer out, pero el novato cubano llegó a tercera y enseguida pasaría por home cuando A.J Ellis bateó elevado a zona de Myers.

Ellickson incapaz de contener a Dodgers fue relevado cuando Gordon, el octavo bate de los azules, le dio imparable. Vino en su lugar el zurdo Alex Torres.

Más de lo mismo porque no pudo con Kershaw y le dio boleto a Crawford.

Luego se rehizo y ponchó a Ellis, pero Adrián González le devolvió al fondo una recta de 93 millas, que fue buena para doble, y que trajo a Kershaw y Crawford para el 6-0.

Con Adrián en segunda y Puig, que recibió base intencional, en primera, vino Ethier. Zurdo contra zurdo.

Recta contra poder, que resolvió Torres a su favor con un adentro y bajito, para sacar el out y apagar la candela.

La perfección de Kershaw duró hasta el inicio del quinto cuando Crawford dejó caer una larga de Escobar, que se fue hasta la segunda almohadilla.

Luego vino el emergente Sam Fuld y le conectó profundo a zona de Puig, quien no pudo con la bola y así Escobar pasó por home para el 6-1.

Josh Lueke reemplazó a Torres y recetó un bonito 1-2-3 con A.J. Ellis, Uribe y Gordon, para cerrar el quinto episodio.

La ofensiva de Dodgers seguía implacable y después de que Kershaw fuera out, vino Crawford con sencillo y Mark Ellis, se enfrentó a la recta de 94 millas de Lueke.

La vio, le gustó y la chocó por la costura, lejos de la cerca, para agregar dos carreras más y poner arriba a Dodgers 8-1.

En la octava, Kershaw se metió en problemas, por única vez. Cuando caminó a Lobatón y Loney le dio imparable.

Después un error de Gordon ante rodado de Bourgeois, llenó las bases, sin outs.

Entonces se vio al mejor Kershaw que, con paciencia de cirujano, hizo los ajustes y limitó el daño a una carrera cuando un elevado de sacrificio de Myers remolcó a Lobatón. 8-2.

Los Dodgers de esta manera montan racha de cinco victorias y toman ventaja de 7.5 juegos sobre los Diamondbacks en la lucha divisional.

El juego lo ganó Kershaw (11-7); perdió Hellickson (10-6).

Los Dodgers inician hoy serie en su patio ante los Mets de Nueva York en juego que empezará a las 7:10.

Por Dodgers estará abriendo Ricky Nolasco (8-9) y por Mets Jenrry Mejía (1-1).