‘Dos son homicidas’

Confirman secuestro en bar Heaven del DF fue represalia

Julieta González, al centro, madre de  Jennifer Robles, uno de los secuestrados del bar Heaven, escucha al Fiscal Rodolfo Ríos.
Julieta González, al centro, madre de Jennifer Robles, uno de los secuestrados del bar Heaven, escucha al Fiscal Rodolfo Ríos.
Foto: AP

MÉXICO (EFE).— El fiscal de la capital mexicana, Rodolfo Ríos, afirmó ayer que dos de los siete detenidos por el secuestro de 12 jóvenes en un bar hace tres meses son “autores materiales” y confirmó que el móvil fue una “represalia.”

Al hacer un balance de los avances en las pesquisas, Ríos señaló que cuatro de los arrestados ya están sometidos a proceso, mientras que los tres restantes están aún bajo detención preventiva (arraigo).

Entre los detenidos identificó a Víctor Manuel Aguilera García y a José de Jesús Carmona como presuntos “autores materiales”, y a Ricardo Antonio Méndez Muñoz como colaborador en “labores de vigilancia” afuera del bar del que fueron sustraídos los jóvenes.

Aguilera García, detenido apenas el jueves pasado en un hotel de la capital, “fue plenamente identificado por su participación directa en la comisión de los hechos” a través del análisis de los vídeos que dan cuenta de “la sustracción” de los jóvenes el pasado 26 de mayo en el bar Heaven, en Ciudad de México.

Además de admitir su participación en el secuestro, Aguilera proporcionó información de otras personas implicadas “en diversos grados y modalidades en la comisión del delito”, apuntó el fiscal.

Reveló que una vez que tuvieron a las víctimas en su poder, ese mismo día las trasladaron a la localidad de Tlalmanalco, en el central Estado de México, donde la semana pasada fueron hallados los cuerpos de 13 personas en una fosa clandestina, 10 de los cuales ya han sido identificados como pertenecientes a los jóvenes del bar.

Aún faltan por identificar tres de los 13 cadáveres hallados en la fosa descubierta por la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) en el marco de una investigación federal por posesión de armas.

Sobre el cadáver adicional, Ríos reiteró que las denuncias de desaparición involucraban a 12 jóvenes, por lo que pidió esperar los resultados de las pruebas genéticas a todos los cuerpos.

Ríos indicó que Aguilera García también declaró que el secuestro “fue una represalia por el homicidio de Horacio Vite Ángel”, presunto integrante de la banda “La Unión de Insurgentes”, perpetrado el 24 de mayo pasado en un bar por miembros del grupo delictivo “La Unión de Tepito.”

Interrogado sobre si todos los jóvenes secuestrados y asesinados eran víctimas de esta venganza, el procurador capitalino enfatizó que es prematuro sacar conclusiones porque se está investigando “a través de los testimonios”.

En relación con Carmona, socio del bar, dijo que “tuvo conocimiento anticipado y facilitó la privación de la libertad de los jóvenes, circunstancia que lo hace copartícipe en el desarrollo de los hechos”, y ello queda “acreditado por su declaración ministerial y la de por lo menos cuatro testimoniales”.

Señaló que aún no se ha establecido las causas de la muerte de los jóvenes e insistió en que la procuraduría capitalina seguirá con las investigaciones hasta capturar a “todos y cada uno de los que participaron ese día en los hechos”.