Siria pide a la ONU que investigue ‘nuevos ataques’

Crece la 'guerra de declaraciones' en torno al conflicto sirio. Mientras los representantes del gobierno de Bashar al Asad afirman que las armas químicas las poseen los rebeldes, éstos acusan al régimen.

El embajador de Siria en la ONU, Bashar Jaafari.
El embajador de Siria en la ONU, Bashar Jaafari.
Foto: EFE

Naciones Unidas.- Siria solicitó hoy a Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, que el equipo de investigadores de este organismo internacional expanda su pesquisa a tres nuevos incidentes donde supuestamente se emplearon agentes químicos en el país.

En una rueda de prensa, el representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari, indicó que entregó este miércoles una petición formal para que Naciones Unidas investigue incidentes en los suburbios de Damasco ocurridos el 22, 24 y 25 de agosto.

El diplomático afirmó que “docenas” de miembros del ejército de Siria se encuentran hospitalizados luego de que inhalaron agentes químicos similares al gas sarín y que además que fueron “grupos terroristas” quienes lanzaron este ataque. La declaración se hizo casi al mismo tiempo en que desde Siria crecen las versiones que apuntan a la intención del régimen de utilizar ‘escudos humanos’.

“Decenas de soldados sirios reciben tratamiento en los hospitales por el uso de estos agentes químicos por los grupos armados que operan en las afueras de Damasco”, explicó.

Jaafari sostuvo que la solicitud fue realizada en una carta dirigida tanto al titular de la ONU como al presidente del Consejo de Seguridad.

Actualmente, el equipo de la ONU investiga tres incidentes ocurridos en Siria en donde supuestamente se emplearon armas químicas, además de que expandió su misión para incluir el atentado sucedido en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto.

Por su parte, el vocero de la ONU, Farhan Haq, señaló que los inspectores tienen la autoridad para ampliar sus pesquisas, dependiendo de las circunstancias.

Apuntó que la prioridad por el momento es dilucidar lo sucedido el 21 de agosto –y ya lo hicieron– donde cientos de personas perdieron la vida como resultado del ataque.