Intensifican protestas

Hermandad habla de convenir un acuerdo 'antes de hundirse el país'
Intensifican protestas
Mohamed el Beltagui (cen.), quien es el brazo político de los Hermanos Musulmanes, tras ser arrestado, en Giza (Egipto), ayer.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto.— La Hermandad Musulmana intensificó ayer jueves su llamamiento a protestas a nivel nacional contra el Gobierno egipcio respaldado por los militares, mientras un islamista aliado del presidente depuesto habló de un intento por convenir un acuerdo “antes de que se hunda el barco de la nación”.

La convocatoria de la Hermandad a protestas masivas y pacíficas hoy viernes pondrá a prueba en qué medida la enérgica represión ha afectado al grupo y si todavía puede movilizar su base en vista de la indignación generalizada en su contra.

Las fuerzas de seguridad egipcias incrementaron su presencia en las calles antes de las planeadas manifestaciones y acusaron ayer jueves al grupo islamista de efectuar manifestaciones para crear caos. Las autoridades siguieron persiguiendo a los líderes buscados y arrestaron a dos altos miembros de la Hermandad.

Algunos temen que las protestas de hoy viernes desencadenen más hechos de violencia.

El derramamiento de sangre se desbordó hace dos semanas cuando policías, reforzados por tiradores expertos y topadoras, atacaron dos manifestaciones pasivas de la Hermandad en la capital en protesta por el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi, líder del movimiento.

La medida provocó días de violencia en los que murieron más de mil personas, en su mayoría partidarios de Morsi. Muchos respondieron atacando estaciones policiales e incendiando iglesias y edificios del Gobierno.

En una entrevista ayer con The Associated Press, un líder del antiguo grupo miliciano Gamaa Islamiya, Aboud el Zomor, instó tanto a la Hermandad Musulmana como a los militares a hacer “concesiones” y admitir que ambas partes son responsables por el derramamiento de sangre.

“Ha habido fallas de cálculo”, dijo sobre la negativa de la Hermandad a despejar la manifestación pasiva antes de la represión. “Sabía que se perderían muchas vidas y quería encontrar una salida política”.

Gamaa Islamiya es uno de dos ex grupos de combatientes que han ofrecido una iniciativa para poner fin a la violencia en el país.