Fosa común con jornaleros mexicanos recibe lápida en CA

Tomó más de 65 años, pero finalmente se reconocen los nombres de los jornaleros fallecidos en un accidente aéreo con un monumento de granito
Fosa común con jornaleros mexicanos recibe lápida en CA
Jaime Ramírez, nieto del trabajador agrícola Ramón Peredes que murió en el accidente aéreo de 1948, besa el nuevo monumento que ahora contiene los nombres de los 28 campesinos fallecidos en el mismo siniestro.
Foto: AP Photo / The Fresno Bee, Craig Kohlruss

Veintiocho jornaleros, enterrados en una fosa común después de que el avión en que viajaban hacia México se estrelló en el centro de California en 1948, ahora tienen sobre su tumba una lápida que lleva sus nombres.

El entierro de los trabajadores sin nombre fue motivo de un poema de Woodie Guthrie, interpretado durante años por cantantes de protestas de la talla de Joan Baez y Bob Dylan.

El monumento de granito fue develado el lunes en el sitio de la tumba erigida en el Cementerio Católico de Holy Cross en Fresno.

Muchos de los jornaleros regresaban a México después de haber participado en el programa de braceros, que permitía que trabajadores mexicanos ingresaran legalmente a Estados Unidos a fin de realizar faenas por temporadas agrícolas.

El avión en el que viajaban los 28 jornaleros y otras 4 personas, se estrelló en el Cañón Los Gatos cerca de Coalinga el 28 de enero de 1948. Murieron todas las personas que iban a bordo.

Los jornaleros estaban siendo deportados por el Servicio de Inmigración y Naturalización (ahora USCIS).

La tragedia inspiró al cantautor Woody Guthrie a escribir la canción de protesta “Deportado” (“Deportee”) denunciando lo que él consideraba el maltrato racista de los pasajeros antes y después del accidente. La canción fue interpretada por varios artistas, incluyendo a Joan Baez, Bob Dylan y Bruce Springsteen.

El esfuerzo de recordar la memoria de los trabajadores fue encabezado por el escritor Tim Hernández, que nació en Fresno y quien actualmente escribe sobre ellos.